Crítica de Brüno

"

Sin duda, una de las citas ineludibles de la temporada. Una suerte de divertimento estival con goterones de denuncia social y toneladas de risas en cada uno de los fotogramas de la cinta."

 


Pablo López por Pablo López


cartel de Brüno

Director: Larry Charles
Estreno: 2009-07-10
Genero: Comedia

Sacha Baron Cohen es ese camaleónico actor que, poco a poco, está escribiendo la historia de la nueva comedia. Su versatilidad y capacidad de improvisación lo hacen un verdadero genio en la comedia más desenfadada y políticamente incorrecta. Ahora, y tras arrasar en 2006 con Borat, vuelve a los cines con otro de sus personajes. Agarraos fuerte, porque la incorrección tiene un nuevo nombre: Brüno.

El reportero de moda más famoso de austria se llama Brüno, y es conocido, además de por sus excentricidades, por ser algo torpe e incómodo. Cuando arruina el desfile de Ágatha Ruiz de la Prada en la Semana de la Moda de Milán y es arrestado, sus jefes deciden despedirle y acabar así con uno de los programas más exitosos de la televisión austríaca. Es entonces cuando Brüno decide partir junto a su fiel asistente Lutz hacia Los Ángeles, donde hará lo imposible por ser famoso.

Si alguno de vosotros, ávidos lectores, ha tenido el placer culpable de visionar Borat, ya sabrá el juego que ofrece una película como ésta. Simplemente cambia el personaje principal y las diferencias entre éste y el público al que se enfrenta y tendrás Brüno, un superficial e irreverente homosexual que se enfrenta con un sorprendente descaro a los sectores más rancios y conservadores de la sociedad, cuando no a sociedades abiertamente homófobas, pero también a gente normal, de la calle, que no se pronuncia ante su tolerancia, y cuyos actos hablan por sí solos.

Si bien es cierto que Borat llegaba a un punto en que se convertía en una sucesión de sketches con un leve hilo conductor, en este filme, su director Larry Charles ha sabido mantener el tono de falso-documental hasta el final, creando un producto más sólido y que, a pesar de contar con multitud de situaciones previamente pactadas, tiene el tono perfecto de documental-denuncia-ficción.

Y no sólo son los demás los que forman parte de la masa criticada. El mismo Brüno encarna a un prototipo de gay que también acaba escaldado, remarcando de manera extrema su superficialidad, ignorancia, hedonismo y culto al cuerpo. Nadie queda fuera de las garras de Brüno. Al igual que sus anteriores trabajos, éste nuevo filme está acompañado de una banda sonora para la ocasión, repleta de temas eurodance; contiene una dirección artística cuidada al detalle (dentro de las limitaciones, dado que muchas escenas transcurren en situaciones reales donde no tienen la posibilidad de decorar ellos mismos); y su implicación en sus personaje (que no suelta ni para conceder entrevistas) son parte fundamental de su trabajo.

En definitiva, estamos ante la película más controvertida del verano, una suerte de divertimento estival con goterones de denuncia social y toneladas de risas en cada uno de los fotogramas de la cinta. Sin duda, una de las citas ineludibles de la temporada. Brüno se estrena el próximo 10 de Julio en los mejores cines.