Crítica de Mentiras y gordas

"

Si ya era dificil hacer una película peor que "Café solo o con ellas", van Albacete y Menkes y la consiguen. Enhorabuena."

 


Israel Yojimbo Nava por Israel Yojimbo


cartel de Mentiras y gordas

Director: Alfonso Albacete y David Menkes
Estreno: 2009-03-27
Genero: Drama

Si ya era dificil hacer una película peor que "Café solo o con ellas", van Albacete y Menkes y la consiguen. Enhorabuena.

"Mentiras y gordas" es un título más ingenioso que el resto de la producción. La fórmula de reunir a rostros televisivos y guapos para hacer una película sobre el salvajismo de la juventud actual pudo haber resultado en taquilla (más de 4 millones de euros al escribir este texto), pero desde luego como producto cinematográfico es irresponsable y repugnante.

Si algunos que aún no hemos cumplido los 30 vemos que los veinteañeros actuales pueden llegar a ser realmente descerebrados, no sé qué concepto romántico tendrán los directores y la ministra para retratar de forma tan atractiva a los despojos humanos que retratan.

Como en el zoo, han querido tener todo tipo de especies en el guión: la lesbiana que se odia pero que descubre el amor, el gay enamorado de su mejor amigo pero que no es correspondido, el drogadicto que se tira a todo lo que se mueve, la gordita obsesiva, la amiga de la gordita obsesiva que es más falsa que Judas y todo ello revuelto con drogas y secundarios varios que follan sin parar.

Durante una hora y cuarenta y cinco minutos podemos ver frases tan gloriosas como "vámonos, ¿no ves que se te están pegando las gordas?" o "para casarse hay que follar dos veces por lo menos". Grandes dosis de educación actual que consiguen que en la sociedad de la información y con más medios que hace décadas se sigan muriendo jóvenes por no controlar sus adicciones ni sus comportamientos.

Lo dicho, lo más peligroso de esta película no es presentar a todos los estereotipos que se puedan encontrar en la televisión actual, sino que además de rodar una película de la forma más rancia y técnicamente penosa, el mensaje es que vivas la vida sin responsabilidad alguna. Para eso no hacía falta esta película.