Crítica de Taking chance

"

Sin intencionalismo político alguno (aunque podrían leerse ciertos guiños simbólicos hacia la absurdidad de la guerra en sí) ni patriotismos exagerados, el productor Ross Katz (María Antonieta, Perdidos en Tokio), se adentra ahora como director en la"

 


Pabela Lake por Pabela Lake


cartel de Taking chance

Director: ross katz
Estreno: 2009-10-11
Genero: Documental

Como fuera descripta por Los Angeles Times, Taking Chance, es una película epílogo de cualquier otro film que hayamos visto sobre la guerra. Basado en hechos reales, Kevin Bacon personifica al Teniente coronel Michael Strobl quien se ofrece a custodiar el cuerpo de un soldado de apenas 19 años caído en Irak hasta su ciudad natal donde será enterrado. El film de una sensibilidad incondicional y una fotografía deslumbrante, no narra más que el trayecto de ese viaje y las reacciones que provoca en la sociedad norteamericana presenciar una de las tantas bajas de una guerra interminable.
Sin intencionalismo político alguno (aunque podrían leerse ciertos guiños simbólicos hacia la absurdidad de la guerra en sí) ni patriotismos exagerados, el productor Ross Katz (María Antonieta, Perdidos en Tokio), se adentra ahora como director en la descripción metódica y emocional de una ceremonia de honor militar difícil de comprender quizá para sociedades como la nuestra donde cualquier uniforme connota más miedo que orgullo.
Emotiva, creada por HBO para la pantalla chica y nominada para unos cuantos premios, entre ellos a la mejor dirección en el Grand Jury Prize, esta elegía inmaculada transforma y emociona a niveles inimaginables. Nos trasporta como testigos a una sociedad asolada por una guerra lejana que solo se manifiesta cercana con la muerte. Nos conduce por el doloroso proceso de la pérdida; y como al propio protagonista, aun sin conocer a Chance, sufrimos junto a familia y amigos por igual. Imposible no llorar, no cautivarse por las imágenes sin golpes bajos, por la agonía de cualquiera que cruce con la muerte y sus desatinos. Tomado el argumento del verdadero diario de viaje de Strobl, quien tuvo a su pesar haber optado por quedarse en casa antes que ir a pelear, esta obra maestra dice mucho más de lo que muestra y se encarga mediante los detalles sencillos de engrandecer a los héroes. Los objetos del soldado caído se transforman en elementos de su eterna presencia, un tesoro que involucra su devenir en recuerdo.

La mejor frase de la película está dada por un ex veterano de Corea: “Quiere estar con su familia todos las noches, ¿cree tener que justificarlo? (…) Usted trajo a Chance a casa. Usted es ahora su testigo. Sin un testigo ellos simplemente desaparecen”


lo mejor Lo mejor de "Taking chance"...

La sensibilidad con que está narrada sin efectismos baratos.

lo peor Lo peor de "Taking chance"...



Critica de "Taking chance" publicada el 2009-08-02
Ver más críticas de Pabela Lake


Otras criticas de Taking chance

Ver todas las críticas de