Crítica de Punisher war zone

"

Sigue sin ser la mejor adaptación posible, pero al menos supera sin problemas las dos anteriores. Además de resultar entretenida, se ha comprendido, por fin, el necesario espíritu transgresor y violento. "

 


Carlos Cubo por Carlos Cubo


cartel de Punisher war zone

Director: Lexi Alexander
Estreno: 2009-03-23
Genero: Acción

El castigador es, al menos bajo mi punto de vista, uno de los más interesantes superhéroes (o antihéroes) salidos de las viñetas. Pese a ello, su traspaso al celuloide nunca ha sido redondo. Punisher (1988), que en Estados Unidos no conoció estreno en cines, se trató de una serie B correcta, aunque poco trascendental, con un Dolph Lundgren acertado como justiciero. La primera aportación con mayores pretensiones fue El castigador (The Punisher, 2004), que decepcionó bastante. La mejor factura, y los rostros más destacados (John Travolta ejerció de villano) no fueron suficientes para salvar una película que, aunque entretenida, se apartaba del espíritu transgresor y violento del personaje. Demasiado soft y bienintencionada. Tal como ha sucedido con otras recientes adaptaciones de personajes de cómic, Batman, Superman o Hulk entre ellos, se ha intentado reiniciar la franquicia. La estrategia de la propuesta que nos ocupa consiste en acercarse sin miedo a la oscuridad del personaje, no escatimar en la violencia necesaria y presentar a un protagonista menos hablador, menos carismático, pero más efectivo en su trabajo. Aunque el resultado ha sido mejor de lo esperado, y sobretodo superior a las dos anteriormente citadas, Punisher: War Zone ha sido olvidada tanto por los fans como por el público general, por lo que, a priori, ya nos podemos olvidar de nuevas entregas.

Punisher: War Zone es un proyecto relativamente arriesgado. A sabiendas de los riesgos el presupuesto no ha superado los 40 millones de dólares. No hay nombres conocidos en el reparto, es poco accesible al público no amante del cómic, y su violencia es por momentos brutal. A saber, actos de canibalismo, disparos a bocajarro, explosiones craneales, etc. Es lo que necesitaba una adaptación del popular castigador, y por una vez lo han conseguido. Ahora bien, en conjunto, la película no llega a destacar en nada salvo en lo citado. Funcionalmente dirigida por Lexi Alexander, que se dio a conocer con la inglesa Hooligans (2005), e interpretada también de modo funcional por Ray Stevenson (perfecto en presencia, aunque se podía haber sacado más del personaje), Julie Benz o el villano de la función, Doug Hutchison, transformado en una especie de Joker (el de Heath Ledger) de segunda división. No obstante, Punisher: War Zone se ve sin problemas, cumple con lo mínimo que se la puede pedir (frialdad justiciera, entretenimiento y algo de nostalgia) y resulta más gratificante que el resto de aproximaciones al personaje. Quizás algún día nos llegue la definitiva.