Crítica de Siete Mesas de Billar Francés

 
"

Gracia Querejeta ha compuesto el argumento a base de carambolas con los sentimientos de sus personajes, las partidas no sólo se juegan sobre el tapete verde, hay partidas íntimas y algunas de sus carambolas deslumbran al espectador. "



Más criticas de Siete Mesas de Billar Francés



Leopoldo de Trazegnies Granda por Leopoldo de
RSS: suscribir a RSS



cartel de Siete Mesas de Billar Francés
ver cartel

Director: Gracia Querejeta
Estreno: 2007-10-05
Genero: Drama



Lo que más destaca en la película de Gracia Querejeta es su bien tramada trama. Cada frase e imagen están perfectamente urdidas en la urdimbre de las relaciones humanas. Nada es gratuito, la película se desarrolla con la precisión y la vitalidad de un organismo vivo, con pequeñas sorpresas, pequeñas alegrías y golpes de humor que rompen la monotonía urbana entre Vigo y Madrid. Gracia Querejeta ha compuesto el argumento a base de carambolas con los sentimientos de sus personajes, las partidas no sólo se juegan sobre el tapete verde, hay partidas íntimas y algunas de sus carambolas deslumbran al espectador. Esta película ganó, bien merecido, el premio al mejor guión del Festival de San Sebastián.

Siete mesas de billar francés es como el recorte de unas cuantas semanas de la vida de una serie de personas relacionadas entre sí por el amor, la amistad, el juego, la competitividad, la frustración, la enfermedad... Su afición al billar les permite enfrentarse a sus problemas y en algunos casos los salva de las mezquindades rutinarias.

El protagonista es un muerto que en vida fue un artista de la carambola y tras su desaparición siguen presentes sus pequeñas miserias entre las personas que lo amaron o lo odiaron, principalmente en Charo (Blanca Portillo), la mujer que lo aguantó los últimos años de su vida y en su hija Ángela (Maribel Verdú) que debe ocuparse de la continuación del negocio familiar.

Magnífica la interpretación de Blanca Portillo que le ha valido la Concha de Plata del Festival de San Sebastián a la mejor actriz, pero también se la hubiesen podido dar a Maribel Verdú que está igual de estupenda. Amparo Baró continúa desarrollando la picardía que posee desde que de jovencita se subiera a un escenario. El resto de actores perfectamente compenetrados en su papel de jugadores del taco.

Gracia Querejeta demuestra ser una artista en carambolas humanas, pero la pregunta es ¿qué le falta a Siete mesas de billar francés para ser una gran película? Tal vez algo más de profundidad. Se queda en una anécdota local sin consecuencias, a veces lúgubre. Sospechamos que a lo mejor Gracia Querejeta buscaba eso justamente: relatar magistralmente un suceso cotidiano, sin pretenciones, con final optimista.

Leopoldo de Trazegnies Granda


lo mejor Lo mejor de "Siete Mesas de Billar Francés"...

Nada es gratuito, la película se desarrolla con la precisión y la vitalidad de un organismo vivo, con pequeñas sorpresas, pequeñas alegrías y golpes de humor que rompen la monotonía urbana entre Vigo y Madrid.

lo peor Lo peor de "Siete Mesas de Billar Francés"...

¿Qué le falta a

Critica de "Siete Mesas de Billar Francés" publicada el 2009-11-15
Más críticas de Leopoldo de Trazegnies Granda