Crítica de Eragon

 
"

Por otro lado tiene la virtud de no ser excesivamente larga, apenas dura una hora y tres cuartos, ni pretenciosa de forma que como entretenimiento para una tarde tonta podría valer. Vista en grupo y con disposición a reirse de ella, seguro que mejora"



Más criticas de Eragon



Jeremy Fox por Jeremy Fox
RSS: suscribir a RSS



cartel de Eragon
ver cartel

Director: Stefen Fangmeier
Estreno: 2006-12-15
Genero: Acción



Todo el mundo queire aprovechar el éxito y las ganas de cine fantástico por navidad, creadas por la saga de “El señor de los anillos”. De ahí que las pasadas navidades se estrenase “Las Crónicas de Narnia“, que amenaza con convertirse en un serial bastante largo, y estas navidades nos haya llegado este “Eragón” del que tenemos el consuelo que sólo hay tres novelas. Habrá que irse acostumbrando, ya que no será la última película del mismo estilo que nos llegue.

“Eragon” supone el debut en la dirección de Stefen Fangmeier, antiguo supervisor de efectos visuales. Y a tenor de lo visto parece claro que su aventura ha sido, cuando menos, poco afortunada. La dirección es muy plana, carece de vida, de personalidad y, por su culpa, a la película le falta la garra y la fuerza que debería tener.

No es que el guión fuese una maravilla, porque se trata a fin de cuentas de una remezcla de elementos de “El señor de los anillos” y de “Star Wars”, pero con una dirección potente hubiese sido otra cosa. Al menos, tal vez no hubiese tenido el aspecto cutre que tiene, detalle terrible en una película que se vende como una superproducción navideña llena de efectos especiales y heredera de hitos como los ya mencionados.

Menos mal que Jeremy Irons pasa por allí y nos ofrece algún momento de actuación carismática, a medio gas porque su personaje no da para mucho, pero por encima de sus compañeros. Djimon Hounsou y John Malkovich pasan por ahí pero poco se les ve, mientras que a Robert Carlyle se le ve más pero la verdad es que resulta un pelín penoso.

Lo que resulta un desastre total es la elección de Edward Speleers como actor principal. El chaval es guapetón, no se puede negar, pero actuar no es lo suyo. Es difícil comprender que una mujer como la interpretada por Sienna Guillory pueda interesarse por tan poquita cosa (por algún motivo desde el primer momento que le ve, le mira como si se lo fuese a cepillar allí mismo). Es tan malo el actor principal que el dragón actúa mejor que él.

Por otro lado tiene la virtud de no ser excesivamente larga, apenas dura una hora y tres cuartos, ni pretenciosa de forma que como entretenimiento para una tarde tonta podría valer. Vista en grupo y con disposición a reirse de ella, seguro que mejora.

Critica de "Eragon" publicada el 2007-01-10
Más críticas de Jeremy Fox