Crítica de Vicky Cristina Barcelona

"

En Vicky Cristina Barcelona los personajes son caricaturas de seres humanos, son cartón piedra, son un mal chiste, unos muertos o unos robots que transitan por un guión sin vida. "

 


Francisco Menchón por Francisco Menchón


cartel de Vicky Cristina Barcelona

Director: Woody Allen
Estreno: 2008-09-19
Genero: Comedia

TRUCO O TRATO

 

Genios como Woody Allen se cuentan con los dedos de una mano.

Eso sí, los hay que se creen genios, para esos faltan dedos… pero en realidad la mayoría son unos bocazas mediocres que han de sentir que son alguien para borrar de su mente que la vida te vence y la estupidez de la existencia – como retrataba magistralmente El asesinato de Richard Nixon -.

Igual Woody Allen es un genio por entender ese extremo que aturde a medio mundo creyéndose mejor que el otro medio.

Después de la calma… la tormenta, porque el genio que creó obras maestras como El dormilón (1973); Annie Hall (1977); Manhattan (1979); Zelig (1983); La rosa púrpura de El Cairo (1985); Hannah y sus hermanas (1986); Delitos y faltas (1989); Misterioso asesinato en Manhattan (1993); Balas sobre Broadway (1994); Poderosa afrodita (1995) y Desmontando a Harry (1997) no puede permitirse terminar su carrera de manera lamentable  – desde La maldición del escorpión de Jade (2001)  no ha vuelto a hacer una buena película y no vale decir que Match Point (2005) sí lo era pues no es más que una copia fraudulenta y aburrida de la increíblemente magistral Delitos y faltas.

El genio está agotado. Quizás él diría mejor que si Dios descansó tras seis días de trabajo, después de treinta años deleitándonos, ya le toca tomarse fiesta.

¿Por qué sigue haciendo cine entonces? Ni siquiera Hitchcock paría una obra maestra tras otra. Pero si Woody Allen sigue haciendo películas aunque ya no esté para esos trotes es por su hipocondría, razón de vida o muerte, porque ante la desesperación y desidia quien más quien menos se agarra fuerte a lo que le hace sentir vivo y Woody Allen se siente vivo cuando hace películas.

Poético epílogo que engrandece al hombre y endiosa al genio. Un tipo capaz de escribir y dirigir Hannah y sus hermanas, Delitos y faltas, Misterioso asesinato en Manhattan, Balas sobre Broadway o Desmontando a Harry puede hacer lo que le dé la gana… aunque sea un bodrio como Vicky Cristina Barcelona.

En su cine de los últimos años no cambia la temática, cambia su ambición. Allen ha finiquitado su maestría pero le quedan retazos de bocazas, de guerrillero que cuenta lo que le da la gana. Su cine se ha vuelto más añejo, más simple, más sincero en el fondo y mucho más gruñón; quiere contar lo mismo de siempre pero yendo a la esencia, como otros grandes maestros del arte al final de sus vidas, pero con ello se va dejando por el camino algo fundamental, su estilo; y su brocha gorda ensucia el trazo maravillosamente maniático de sus personajes, rasgo que los hacía enrevesados, contradictorios y vitales.

En Vicky Cristina Barcelona los personajes son caricaturas de seres humanos, son cartón piedra, son un mal chiste, unos muertos o unos robots que transitan por un guión sin vida.

Todo buen guionista sabe que ha de escribir sobre lo que conoce. Por eso Woody Allen retrata de manera maravillosa a la clase media-alta intelectual neoyorkina y por eso gente como Scorsese o Coppola – y guionistas como Paul Schrader – no copian lo que han visto por televisión o en el cine sino que escriben y dirigen sobre lo que han visto y vivido en persona, llegando a crear obras maestras absolutas del cine como Toro salvaje, Taxi driver, Apocalypse now, La ley de la calle o El padrino.

¿Qué sabe Woody Allen sobre los españoles y Barcelona? Nada, y su visión es tópica, absurda y patética. Jamás dieron tanta repugnancia ni causó tanta indiferencia los protagonistas de ninguna película. Al lado de Rebecca Hall, Scarlett Johansson, Patricia Clarkson, Penelope Cruz, Javier Bardem y el padre poeta que lo parió, Steven Seagal y Chuck Norris son los Woody y Buzz Lightyear de la empatía.

Es más, si existen personas en Barcelona o en la faz de la Tierra como el “chulopiscinas” Juan Antonio (Bardem), habría que aniquilarlas. No se puede ir de artista bohemio con mansiones, avionetas y cochazos porque no se es más artista, se es más hijo de puta.

Si se hace recuento, no falta ni uno: el artista pedante “chulitofollatías” que marca poses de Armani mientras pilota avionetas con pegatinas de “stop al hambre en África”; su puñetero padre, un poeta onanista que viste de Bertold Brecht en una cava catalana de su propiedad mientras le cuenta entre risas a su puñetero hijo – de tal palo tal astilla – las gallardas que se hace cada noche pensando en su nuera; la nuera, otra artista drogata e histérica clavada a Ágata Ruiz de la Prada; y las dos americanas, Cristina, la zorra intelectual deslumbrada por el artista torero y Vicky, la protagonista, que se hace pasar por una falsa virgen inmaculada que pierde la inocencia con diez años de retraso en un achaque insoportable de niña pija hannahmontana.

Mención aparte la de María Elena, el personaje de Penélope Cruz… si le dan un oscar por chillar como una perra… ¿no lo merece más Enrique Iglesias?

¿Y qué sentido tiene esa voz en off que nos cuenta todo lo que estamos viendo con nuestros propios ojos?

Película horrible… pero viniendo de quien viene, merece la pena dar una vuelta de tuerca.

¿No será que Woody Allen se ríe de todos esos cretinos que se creen mejores, de todos aquellos que viven al margen del mundo real y de los que se sienten artistas por fumar marihuana, criar piojos de calidad y no acostarse en una cama con menos de dos - mujeres, hombres o animales -?

¿No será una burla hacia todos los estúpidos del mundo que intentan ser alguien para sentir que dejan de ser mediocres de parte de un don nadie que es un genio y como tal nos gasta su última broma macabra con esta crítica del mundo superficial en que vivimos?


lo mejor Lo mejor de "Vicky Cristina Barcelona"...

El novio de Vicky, cornudo y apaleado y por tanto el único con quien todos podemos identificarnos.

lo peor Lo peor de "Vicky Cristina Barcelona"...

No tener una bomba atómica a mano cuando uno la necesita.

Critica de "Vicky Cristina Barcelona" publicada el 2009-11-23
Ver más críticas de Francisco Menchón


Otras criticas de Vicky Cristina Barcelona

Ver todas las críticas de