Crítica de Asalto al tren Pelham 123

 
"

“Rescate del Metro 123” no es ni una muy buena película, ni tampoco una cinta regular. “Rescate del Metro 123” es, antes que cualquier otra cosa, un filme de entretenimiento garantizado durante una hora y cuarenta minutos de duración."



Más criticas de Asalto al tren Pelham 123



Jorge Alejandro Pirro por Jorge Alejandro
RSS: suscribir a RSS



cartel de Asalto al tren Pelham 123
ver cartel

Director: Tony Scott
Estreno: 2009-07-24
Genero: Acción



Pocos son los directores que realmente sigo cuando se que están detrás de algún proyecto cinematográfico. Podría contarlos con los dedos de la palma de mi mano, y aunque suene raro decirlo, uno de ellos es el genial Tony Scott. El gran respeto que le tengo al buen hermano del gran Ridley Scott viene desde hace bastante tiempo, cuando literalmente me cautivó con varias de sus películas que quedarán en mi memoria cinéfila por muchísimo tiempo. “Revancha”, “El Ultimo Boy Scout”, “Marea Roja”, “El Fanático”, “Juego de Espías” y la genial “Hombre en Llamas” son sin dudas una muestra de que estamos ante un más que correcto director de cine.

No ha sido buena, sin embargo, la última etapa del bueno de Tony. Ni su pretenciosa pero finalmente fallida cinta “Domino”, ni su apenas discreto pero entretenido filme titulado “Deja Vu”, sirvieron para devolver a Scott a los primeros planos de la cinematografía mundial. Tres años después de su último estreno, nos llega a la pantalla grande “Rescate del Metro 123”, en dónde Scott vuelve a brindarnos un producto cinematográfico entretenido, aunque sin dudas lejos de sus mejores producciones.

La película comienza relatándonos como un grupo de criminales toman por la fuerza uno de los vagones del tren “Pelham 123”. Al parecer, los delincuentes tienen todo controlado y amenazan con ejecutar a un pasajero por minuto, si en un plazo determinado de tiempo no reciben una cuantiosa suma de dinero. Sólo un trabajador del metro que se encuentra del otro lado de la línea será la única opción para ganar un poco de tiempo y tratar de solucionar la reinante situación.

Aquí el libreto corrió por cuenta del muy buen guionista Brian Helgeland (“Asesinos”, “Río Místico”, “Hombre en Llamas”), quien en líneas generales brindó un relato muy bueno en algunos momentos pero que posee a mi modo de ver un error bastante evidente justamente en el tramo final de la cinta. De hecho, la película arranca con un ritmo muy bueno, en dónde se nos relata con bastante eficacia como el personaje de John Travolta se apodera de un vagón de tren lleno de pasajeros y amenaza con ir matando a sus rehenes uno por uno si no se cumplen con sus demandas.

Toda esa primera parte del guión es muy buena y está realmente muy bien narrada, sobre todo ciertos diálogos y escenas en dónde interactúan de manera sumamente eficaz los personajes de John Travolta y de Denzel Washington. El problema está sin dudas en su media hora final. Allí la historia se vuelve demasiado predecible (más de lo que uno está acostumbrado a ver) y se toma el camino más fácil para llegar a un final quizás demasiado conveniente. Ese es el principal problema de un guión que debería haber sido muchísimo más interesante en cuanto a su resolución final.

No hay muchos reclamos en cuanto a la dirección que correctamente ejecuta Tony Scott en este filme. Muy bien en el manejo de cámaras (con su ya conocida esquizofrenia a la hora de montar los planos, aspecto que le ha valido el simpático título de “El Síndrome Tony Scott”), brindando escenas de acción bastante competentes, con mucha sangre desparramada en diferentes balaceras y unos cuantos autos destruidos en sendas persecuciones automovilísticas.

Pero más allá de una buena dirección de Tony Scott, lo mejor de la cinta por lejos son sin lugar a dudas las actuaciones de John Travolta y de Denzel Washington. Muy bien actuados sus protagónicos y excelentemente armados los diálogos en dónde ambos personajes interactúan de manera brillante. Quizás se merece un párrafo aparte John Travolta, quien nos regala la mejor actuación de la película, protagonizando de manera impecable a un esquizofrénico delincuente dispuesto a todo con tal de lograr su principal y único objetivo.

En definitiva, “Rescate del Metro 123” no es ni una muy buena película, ni tampoco una cinta regular. “Rescate del Metro 123” es, antes que cualquier otra cosa, un filme de entretenimiento garantizado durante una hora y cuarenta minutos de duración. ¿Podría haber sido mejor? No me cabe ninguna duda. Pero la cinta entretiene, y en ese sentido tengo que darme por satisfecho.




lo mejor Lo mejor de "Asalto al tren Pelham 123"...

Su estilo fílmico y las impecables actuaciones de John Travolta y de Denzel Washington.

lo peor Lo peor de "Asalto al tren Pelham 123"...

Su precipitado y previsible desenlace.

Critica de "Asalto al tren Pelham 123" publicada el 2009-11-29
Más críticas de Jorge Alejandro Pirro