ir al especial

Crítica de Depredador

"

Depredador es una de las mejores películas de los años ´80, clave en el cine de acción y ciencia ficción, y un brillante ejercicio de cómo se puede y se debe dejar que las imágenes cuenten la historia cuando los personajes no tienen nada que decir."

 


Diego Oliver por Diego Oliver


cartel de Depredador

Director: John McTiernan
Estreno: 1987-08-20
Genero: Ciencia Ficción

Depredador supuso el pistoletazo de salida a la dilatada trayectoria de John McTiernan en Hollywood. Apenas si acababa de empezar como director cuando fué elegido para realizar este magnífico híbrido entre ciencia ficción y acción. Pese a su (a priori) inexperiencia, el resultado fué francamento bueno, y Depredador se convirtió en una excelente película rebosante de acción sin tregua, un impecable ejercicio de cómo aunar varios géneros en un solo film, además de suponer el nacimiento de una de las criaturas más terroríficas, emblemáticas y representativas de la historia de la ciencia ficción.

 

 

 Y es que Depredador es un film que sabe caminar entre dos aguas de manera muy solvente. Al principio, un grupo de rescate formado por soldados y capitaneados por Dutch (Schwarzenegger) se infiltra en la jungla colombiana con el fin de liberar a unos diplomáticos americanos que se encuentra presos en manos de la guerrilla. Y lo consiguen de forma contundente, según podemos ver cuando asaltan la base de los guerrilleros sin dejar títere con cabeza, en lo que supone una brillante y conseguida escena digna del mejor cine de acción.  Hasta ese punto, la historia nos suena a todos y podría parecernos que estamos ante una especie de Rambo II, pero en versión grupal y de vacaciones en Sudamérica con todo lo que ello conlleva: soldados, guerrilleros, jungla, explosiones, disparos a mansalva y cadáveres por doquier...

 

 

Pero entonces la situación da un giro inesperado gracias a la entrada en escena de una misteriosa criatura extraterrestre, un invisible cazador alienígena en busca de trofeos, un auténtico depredador que acabará uno a uno con el aguerrido grupo de soldados, convirtiendo irónicamente a los cazadores en cazados, cuyas armas apenas pueden hacer frente ni a la inteligencia del Depredador ni a su superior tecnología. Este brillante giro argumental supone, amén de la incorporación del legendario cazador-asesino de otro planeta, que el film pase de ser esa cinta de acción típica y tópica que apuntábamos, a convertirse en una excelente película de ciencia ficción, con generosas dosis de violencia y suspense, aderezada incluso con unas gotas de terror. Una mezcla explosiva donde el director juega con el espectador, sumergiéndolo en la historia y haciendo que se sienta acechado por la misma criatura invisible que está masacrando al grupo de rescate en la pantalla. El brillante uso del entorno, la excelente fotografía, los envolventes sonidos del lugar y el acertado montaje son las armas de McTiernan para hacer que nos sintamos dentro de la jungla, a punto de convertirnos en trofeo de caza para la bestia.

 

 

La construcción de los personajes es contundente, a la par que concisa y clara, y no interesa profundizar demasiado en el carácter y la personalidad individual de los miembros del grupo de rescate, sino que se opta por hacer un retrato coral que ponga de manifiesto un concepto básico en el film: todos ellos tienen poco de humano y mucho de animal, lo cual se deja bien claro desde el inicio, cuando el grupo de soldados es introducido en la jungla con el objetivo de acabar con la base de guerrilleros y ellos se limitan a cumplir con las órdenes que les imponen. Y vaya si lo hacen, masacrando sin piedad y con sonrisas de satisfacción a todo revolucionario sudamericano que se cruza en su camino. Y cuando el Depredador entra en escena y  la cosa se pone fea para Dutch y los suyos, ese comportamiento animal de los personajes se acentúa, al convertirse ellos mismos en meras vícitmas acorraladas y prácticamente indefensas para el cazador.

 

 

Memorable resulta el enfrentamiento entre la criatura alienígena y Dutch, en unos últimos veinte minutos de película realmente sensacionales, donde la habilidad narrativa y la fuerza de las imágenes es total,  sustituyendo por completo a los diálogos y haciendo recaer el peso narrativo por completo en la destreza de John McTiernan a la hora de sugerirnos situaciones e instantáneas que no podemos ver junto con un montaje excepcional para lucimiento de los dos titanes que se baten a muerte en el duelo final. Dutch tendrá que convertirse en una bestia más, despojándose de cualquier sentimiento humano que le pueda restar fortaleza si quiere sobrevivir a la implacable cacería a la que le somete el Depredador, que se erige en verdadera estrella de la función, llenando la pantalla cada vez que hace acto de presencia y pasando a la posteridad como un icono de la ciencia ficción de finales del s.XX y principios del XXI.

 

 

 

 

La película supuso un éxito incostetable, merced a sus aciertos a todos los niveles: el director cuasi-novel realizó un trabajo digno de un veterano, manejando perfectamente la narración y el tempo del film, destacando la transición perfecta entre la acción de la primera parte y el suspense y el terror alienígena de la segunda mitad; un buen grupo de actores que cumplen con sus funciones y transmiten de forma correcta la imagen que tenían que dar, y en donde destaca Arnold Schwarzenegger, tan hiératico como perfecto en su rol de duro hombre de guerra y acción (y van ya...); unos efectos especiales magníficos que tienen como punto álgido la criatura creada por el enorme Stan Winston; una banda sonora colosal de Alan Silvestri que acompaña a la perfección la orgía de sangre y destrucción de la que somos testigos...en defnitiva, Depredador es una de las mejores películas de los años ´80, clave en el cine de acción y ciencia ficción, y un brillante ejercicio de cómo se puede y se debe dejar que las imágenes cuenten la historia, máxime cuando los personajes no tienen nada que decir. Imprescindible.


lo mejor Lo mejor de "Depredador"...

El entretenimiento que propone y consigue. La hábil dirección de McTiernan y el icono que supuso el personaje de Depredador en la ciencia ficción.

lo peor Lo peor de "Depredador"...

Los diálogos brillan por su ausencia dejando el protagonismo a la narración visual.

Critica de "Depredador" publicada el 2010-01-16
Ver más críticas de Diego Oliver


Otras criticas de Depredador

Ver todas las críticas de



Película del Especial "Cine de Ciencia-Ficción"
"Ofrezca entretenimiento o reflexión, o ambas cosas, la ciencia-ficción es un género que ha formado parte del cine desde sus inicios, invitando a soñar con lo imposible hecho posible." por Moebius
  Ir al especial Cine de Ciencia-Ficción