Crítica de Happy: un cuento sobre la felicidad

"

La alegre Poppy te regala su sonrisa entre tanto drama. Cinta del británico Mike Leigh(Vera Drake) "

 


David Lizana por David Lizana


cartel de Happy: un cuento sobre la felicidad

Director: Mike Leigh
Estreno: 2008-08-22
Genero: Comedia

Al presenciar esta cinta británica me fue imposible abstraerme  en recordar por algunos momentos a la cinta francesa “Amelie”. La bondad, el hacer algo por los otros sin buscar nada a cambio, o simplemente querer para los demás un mundo mejor, son temas de fondo que nos muestra esta apuesta a cargo de uno de los cineastas mas respetados del reino unido como lo es Mike Leigh,  que tiene entre sus realizaciones anteriores las reconocidas “Secretos y mentiras” y el drama “Vera Drake”.

Acá la historia gira en torno a Poppy (Sally Hawins, que se la juega toda). Ella es una joven profesora de primaria abierta y generosa, demasiado alegre por momentos, donde incluso su colorida vestimenta es el reflejo de su alegre alma. Es un bicho raro en nuestra sociedad accidental que toma la vida tal y como viene, pero siempre con actitud positiva como cuando le roban sus bicicleta en el inicio. En vez de ir en búsqueda de ella decide que es tiempo de aprender a conducir y toma clases particulares con un amargo hombre que le enseña los secretos de una buena conducción y la chica tratara demostrarle los secretos de una vida feliz. Ambos mundos chocan una y otra vez, pero por suerte las clases no van tan mal. Poppy vive con sus mejor amiga y gracias a la ayuda que ofrece a un niño golpeado conoce a un genial hombre que es asistente social.  

Ella es una aguja en un pajar, la única que torna lo amargo en dulce y sonríe todo el tiempo a pesar de los vaivenes tan propios de la vida, como una hoja que se deslisa con el viento sin importarle por momentos donde le lleve el destino. Es lo recatable del mensaje en estos tiempos donde nada parece importarle a uno más que nuestros problemas cotidianos y el individualismo esta más patente en las grandes urbes donde la desconfianza prima en cada esquina. Poppy, en cambio ofrece siempre sus colaboración incluso a un hombre que vagabundea en la oscuridad de la noche que parece peligroso,  a pesar  de ello, le brinda consuelo por un momento. Leigh se toma su tiempo con la cámara siguiendo a este personaje que en cada cuando ríe una y otra vez. Al parecer muchas veces la cinta se desarrolla de manera improvisada por sus actores para dar forma y afinar su material que genera honestidad de una fábula contemporánea fuera de la media. A pesar que en primera instancia se presenta como comedia, el ella  hay bastante drama en los otros personajes como el mencionado conductor, el pequeño que es maltratado, la profesora de flamenco engañada. Poppy al parecer es ese ángel que todos deseariamos que se apareciera de vez en cuando con una sonrisa alegrarte la vida, aunque parezca un poco forzada a veces.   


Critica de "Happy: un cuento sobre la felicidad" publicada el 2010-02-22
Ver más críticas de David Lizana


Otras criticas de Happy: un cuento sobre la felicidad

Ver todas las críticas de