Crítica de Scar

"

Lo peor de la película es la publicidad engañosa, estrenándola con tres años de retraso y vendiendo su “cutre 3d” como nuevo. Luego ya, pues pasable para quien busque un slasher funcional y medio entretenido. Infumable para quien espere algo más. "

 


Carlos Cubo por Carlos Cubo


cartel de Scar

Director: Jed Weintrob
Estreno: 2010-06-20
Genero: Terror

Antes de nada, aclarar unas cosas respecto a la publicidad de Scar. En el cartel, al menos con el que se ha estrenado en España, se puede leer: “Si no pudiste ver Saw IV…”, “Terrorífico 3d” y “Número 1 en taquilla”. Bien, respecto a las dos ultimas frases, hay que avisar a los incautos. Primero, Scar es una película que llega nada menos que con tres años de retraso a nuestra cartelera. Por tanto, el 3d que quieren vender no es el actual, sino el aún cutre y barato que igual podría verse con las famosas y dañinas gafas con lentes de colores. A parte, el uso tridimensional aquí no está bien implementado ni tiene ningún motivo concreto más allá de conseguir estrenar el producto en cines. De no ser así, habría ido directa al video club, como tantas otras del estilo que salen cada año. Gracias a la tecnología tenemos banda ancha en Internet para poder verla, y además en buena calidad (al pasar tanto tiempo del estreno en su país de origen no es difícil conseguir una copia en Dvd) y no pagar los 12 o 14 euros que llegan a pedir por las entradas. Pues, amigos, os tomarían el pelo si vais con la idea del “terrorífico 3d”. Respecto a lo de número uno en taquilla…¿en qué taquilla? Suelo estar al tanto de las recaudaciones, y ni en Estados Unidos ni en Inglaterra, y dudo que en países ajenos, sé si quiera si la llegaron a estrenar en cines. Así que, más allá de su pase en algún que otro festival especializado, esa frase publicitaria es una vil mentira. Aclarado esto, pasemos a hablar de la película en sí.

Había oído y leído cosas muy malas a cerca de ella. Aún así, llamarlo completismo, masoquismo o como queráis, tenía curiosidad por ver, en 2d, que sucedía en sus ochenta minutos. Pues bien, en realidad, no es tan mala como esperaba. Tampoco es buena, obviamente. Tal vez sea que tantos malos comentarios redujeron mis expectativas bajo cero. Tal vez, con las expectativas tan bajas es cuando se puede disfrutar un poco de películas de este tipo. Sea como sea, con sus limitaciones, con su guión previsible o sus interpretaciones funcionales, me ha resultado entretenida. Y esto lo digo porque ando con bastante sueño y no he cerrado los ojos durante el visionado. Es un punto a su favor. No hay mucho que comentar sobre su entramado, pues básicamente es un slasher del montón, más o menos dirigido de forma correcta, con algunas dosis de gore (sobretodo en el desenlace), con factura curiosa para su poco presupuesto, y el interés de ver que carajo pasa con la carrera de Angela Bettis, esa actriz que sorprendió en la notable May (2002) pero que, hasta ahora, se ha dedicado a perderse entre bodrios. Scar, dentro de esos bodrios, al menos, como dije, me ha mantenido despierto.