Crítica de Ladrones (takers)

"

LADRONES es una película llena de escenas robadas de otras películas, trata de ser disimulada pero no lo consigue. A pesar de sus numerosos fallos y boquetes de un guión bastante mediocre, no se hace larga y es gratamente entretenida."

 


Tyler por Tyler


cartel de Ladrones (takers)

Director: John Luessenhop
Estreno: 2010-11-26
Genero: Acción

Ha dado la casualidad de que han coincidido en cartelera, mas o menos, dos películas con una temática similar. Tanto LADRONES como THE TOWN:CIUDAD DE LADRONES, cuentan las historias de grupos de atracadores que planean un golpe que, se supone, les sacará del negocio. Eso tan poco manido (léase en tono sarcástico) del "último golpe".

 En los dos casos las películas tienen como referencia a esa Obra Maestra indispensable para entender el cine de acción contemporáneo que es HEAT de Michael Mann. Sobra decir que en ninguno de los dos casos la película llega a la suela del zapato al film protagonizado por Al Pacino y Robert de Niro.

En el caso de THE TOWN: CIUDAD DE LADRONES, Ben Aflleck (que parece dársele mejor dirigir que actuar, y no es buen director), trata de impregnar la cinta de ese tono de cine que ocurre en barrio "obrero" que tenía ese peliculón que es MYSTIC RIVER. Aun siendo un quiero y no puedo, la película dirigida por el protagonista de DOGMA tenía un cierto encanto y una buena mano en lo que se refería a las escenas de acción, bastante contadas pero muy eficaces.

En el caso de LADRONES, dirigida por el semidesconocido  John Luessenhop, la intención es parecida en lo que se refiere a la referencia directa de HEAT. El guión trata, sin éxito, de construir una historia de acción y atracos al rededor de unos personajes interesantes, pero fracasa estrepitósamente porque esos personajes son solo más de lo mismo, en el sentido más aburrido de la palabra. La película pivota continuamente en las vidas de los polis y los ladrones, en sus miserias y en sus objetivos. Los conflictos que están presentes en sus vidas no pueden ser más tópicos y estúpidos, lo cual no tendría porqué ser un error si no fuese porque se desprende un aroma pretencioso cada dos por tres, sobretodo en los primeros 45 minutos de cinta. 

Si uno pretende sencillamente entretener, que es lo más honesto y puro que puede hacer el cine, no hace falta disimular que se está jugando con ciertos tópicos. Pero en el caso de LADRONES la película tiene un tono en el que el público deduce que la cinta cree poseer cierta profundidad de la que carece. Pasados los primeros tres cuartos de hora, el film toma una dirección mucho más clásica y mucho más eficaz, que se disfruta mucho si uno sabe verla como lo que es, puro entretenimiento palomitero. Eso sí, debe perdonarle una presentación larga y aburrida. Y perdonar eso depende de cada espectador, el que no quiera hacerlo, estará en todo su derecho.

LADRONES tiene, además de HEAT, otra referencia en lo que a su tono se refiere. Si en THE TOWN:CIUDAD DE LADRONES he nombrado a MYSTIC RIVER; en el caso de LADRONES debo decir OCEANS ELEVEN. ¿Por qué? Pues porque LADRONES pretende tener ese aroma cool en sus personajes que tenía la película protagonizada por Brad Pitt y George Clooney. Es obvio que queda a kilómetros de la película de Steven Soderbergh, ya que nadie puede ser mas guay y mas cool que los protagonistas de la saga Oceans, y quien diga lo contrario, miente. No ha habido desde entonces una película que desprenda tanto carisma y buen rollo en ese sentido. 

Pero además, LADRONES, tiene una serie de referencias muy inmediatas que ya no es que afecten a su tono, si no que afectan a  lo ocurrido en escenas muy concretas. Por ejemplo, podemos ver momentos directamente robados de THE ITALIAN JOB (la nueva), CASINO ROYALE o, incluso, AMOR A QUEMARROPA. No quiero desvelar mucho, el lector podrá deducirlo por sí mismo si es que ve la cinta, porque se hace de una manera bastante descarada. Y lo peor es que parece pretender ser disimulada. Ja.

A pesar de todo, después de esos 45 minutos largos de presentación y puesta en situación, la película toma un ritmo mucho más frenético y cercano al cine de acción más clásico. Así, los tiroteos y escenas de acción están bien resueltos y resultan divertidos y, en ocasiones, hasta emocionantes. Estás rodados con buen pulso y sin hacer caso a estupideces, solo lo necesario. Y es bastante irónico, teniendo en cuenta lo que nos han hecho pasar hasta entonces.

El reparto está bastante plano y poco eficaz, salvando a un Matt Dillon que hace con un personaje de lo más vacío, algo ligeramente interesante gracias a un magnífico uso de su voz y su lenguaje corporal. El resto de protagonistas, solo recitan unos diálogos que, en realidad, no tienen mucho más. Pero lo hacen sin gracia y no sacan nada interesante, o sencillamente no se preocupan en crearlo ellos.  Una pena, teniendo en cuenta la presencia de Idris Elba, un actor capaz de hacer algo mucho mejor que lo que muestra aquí.

El cine de atracos es un subgénero muy poderoso. Grandes películas han salido del mismo y, además, tiene un encanto único y tremendamente cinematográfico del que muy pocos géneros pueden presumir. Películas como ATRACO PERFECTO, la misma HEAT, EL GOLPE, RIFÍFÍ o RESERVOIR DOGS han regalado al público momentos realmente memorables y con una capacidad única para proporcionar ese "placer" que solo el cine pueda dar. El cine de atracos, o el cine de timadores, es capaz de hacer que la audiencia esté casi toda la cinta del lado de los "ladrones", de los "criminales". Y hacen que uno quiera emularlos, parecerse a ellos, imitarlos. Y eso es algo que solo éste tipo de cine consigue. 

 

 


lo mejor Lo mejor de "Ladrones (takers)"...

Algunas escenas de acción y, en ocasiones, la interpretación de Matt Dillon

lo peor Lo peor de "Ladrones (takers)"...

Los primeros 45 minutos y casi todo lo demás.

Critica de "Ladrones (takers)" publicada el 2010-11-26
Ver más críticas de Tyler


Otras criticas de Ladrones (takers)

Ver todas las críticas de