Crítica de Alla ricerca di tadzio (alla ricerca di tadzio)

"

Documental sobre la busqueda por parte de Luchino Visconti del adolescente que habría de interpretar a Tadzio, personaje de su película Muerte en Venecia. El joven seleccionado sería Björn Andrésen."

 


Francesc Canals Naylor por Francesc Canals


cartel de Alla ricerca di tadzio (alla ricerca di tadzio)

Director: Luchino Visconti
Estreno: 1970-12-30
Genero: Documental

 

Se trata de un documental que dirigió el propio Luchino Visconti. En él, muestra el largo proceso de audiciones mediante las cuales se buscaba al joven destinado a interpretar el papel de Tadzio en Muerte en Venecia. Esta película, del año 1971, adapta la novela homónima de Thomas Mann.

Fiel al espíritu de la novela, Visconti quería que Tadzio fuera un joven dotado de una perturbadora belleza. Tras muchísimas horas y viajes, a punto de desistir, Visconti se decide por Björn Andrésen que apenas tenía 15 años de edad. Irónicamente, hoy toda la atmósfera y los sucesos que envolvieron el rodaje de la película, nos parecería más escandaloso que en 1970. Porque por aquel entonces, la gente, lejos de tener cualquier sensibilidad protectora hacia el menor de edad, se interesó frívolamente por el documental y tras ser estranada la película de Visconti, el adolescente Björn fue aclamado como el chico más guapo del mundo.

No obstante, pasados muchos años y ya adulto, el mismo Björn cuenta que, lejos de favorecerle, su participación en Muerte en Venecia lo considera como un error en su vida que jamás debió ocurrir. Más allá de la ficción del filme, centrada en el tema de la decadencia vital y el amor platónico dentro de la homosexualidad, el actor reconoce que también en todo el equipo de producción (no olvidemos que el protagonista Dirk Bogarde y el propio director también eran homosexuales) estaba constantemente presente la homosexualidad. Esto, señala Björn, le marcó profundamente y le convirtió en un icono para la comunidad gay. Estandarte con el que jamás quiso cargar y del que ya nunca más logró desprenderse. El actor, en algunas entrevistas recientes, contó también cómo a sus quince años fue llevado de la mano de Visconti y del equipo de producción a un club gay de Cannes donde se sintió exhibido y tratado como un trozo de carne. Afirma que, sin duda, perdió la infancia y jamás hubiera creído que todo cuanto vivió entonces se convertiría en un pasado que le atormentaría toda su vida, hasta el punto de tener que recurrir a la ayuda de un terapeuta.

El propio mito de su belleza física se convirtió en un obstáculo allá donde iba y era reconocido y asaltado por una especia de locura colectiva, recuerda. Asimismo, el papel de Tadzio paradójicamente lastró para siempre su carrera profesional en el cine, costándole mucho esfuerzo conseguir cualquier otro papel. Él ya no era Björn, sino Tadzio, aquel adolescente que seducía a un hombre maduro. Sin duda, el chico que posaba semidesnudo en un frío salón del documental Alla ricerca di Tadzio, frente a la mirada de un maduro Visconti que iba susurrando Bello... Bello... no estaba preparado para todo aquello.

Nunca está de más una lectura más profunda de lo que se nos muestra en pantalla.

 


Critica de "Alla ricerca di tadzio (alla ricerca di tadzio)" publicada el 2010-12-30
Ver más críticas de Francesc Canals Naylor