Crítica de Camino a la libertad (the way back)

 
"

Un relato profundamente humano de supervivencia en una naturaleza agreste, dura y hostil sin apenas recursos ni provisiones. "



Más criticas de Camino a la libertad (the way back)



Ramón  Ramos por Ramón
RSS: suscribir a RSS



cartel de Camino a la libertad (the way back)
ver cartel

Director: Peter Weir
Estreno: 2011-01-05
Genero: Drama



El prestigioso director australiano Peter Weir, responsable entre otras de El show de Truman, Único testigo, La costa de los mosquitos o El club de los poetas muertos,  estrena Camino a la libertad (The way back, 2010), una extraordinaria historia de bondad, fuerza de voluntad, perdón y amistad. El periplo de siete presos fugados de un  gulag soviético durante la II Guerra Mundial, que recorren más de 6000 km a pie atravesando montañas y desierto, sirve de base para un relato profundamente humano de supervivencia en una naturaleza agreste, dura y hostil sin apenas recursos ni provisiones.

Cada uno de los fugitivos tiene su historia particular, un motivo diferente por el que han sido víctimas de la barbarie de Stalin, pero que se ven unidos en la adversidad por su ansia de libertad. En algunos momentos, y salvando las distancias, puede parecer una versión salvaje y bestia de The Way.

La presentación de los personajes es magistral. Weir se toma su tiempo dentro del campo de concentración para ir perfilando a cada uno de ellos y establecer las distintas relaciones entre sí antes de ir al meollo de la cuestión que es la fuga y posterior viaje desde Siberia hasta la India. Sus películas siempre se han caracterizado por tener un ritmo narrativo pausado pero en el que todo lo que va apareciendo en pantalla resulta interesante para el espectador. Tras siete años sin dirigir, desde 2003 en que presentó la aclamada Master & Commander, este autor mantiene  su poder de transmitir mucho con ese característico y aparentemente sencillo estilo de narración con emociones contenidas.

 

Por otra parte el elenco de actores es estupendo, bien dirigidos. En su mayoría son rostros desconocidos secundados por dos grandes astros:  Ed Harris y Colin Farrel. Harris constata una vez más que su mera presencia hace ganar puntos a la película, algo ya comprobado en títulos como La Roca o Enemigo a las puertas, sin olvidar su memorable encarnación de genio de la música en Copying Beethoven. Por otra parte Farrel demuestra que cuando es bien dirigido puede hacer grandes papeles, como ya pudimos ver en El sueño de Casandra a las órdenes de Woody Allen.  Curiosamente tanto en la cinta de Allen como en la presente sus personajes tienen un problema de adicción al juego, si bien la psique de ambos es muy diferente; en aquella era un tipo débil e inestable con grandes remordimientos de conciencia mientras que aquí es  un sanguinario y despiadado asesino ruso. En un papel muy secundario encontramos al carismático Mark Strong, que ha destacado en los últimos tiempos con títulos como Red de mentiras, Sherlock Holmes o Robin Hood. El joven actor británico Jim Sturgess encabeza el reparto con una sólida interpretación de un militar polaco de fuertes convicciones.

 

La música y la fotografía acompañan convenientemente el conjunto sin estridencias estilísticas.  En general una aventura épica muy humana con buenos diálogos y estupendos actores, servida por un gran director como es Peter Weir.


lo mejor Lo mejor de "Camino a la libertad (the way back)"...

La dirección de Peter Weir y la historia en sí misma.

lo peor Lo peor de "Camino a la libertad (the way back)"...

Quizá algún minuto de más de metraje en algún pasaje de la película, pero nada relevante.

Critica de "Camino a la libertad (the way back)" publicada el 2011-01-08
Más críticas de Ramón Ramos