Crítica de Conan el barbaro (conan the barbarian)

"

Esclavo, guerrero, héroe. La leyenda original."

 


Enrique Fernandez Yoldi por Enrique Fernandez


cartel de Conan el barbaro (conan the barbarian)

Director: John Millius
Estreno: 1982-03-15
Genero: Acción

CONAN EL BARBARO    

(Conan the Barbarian, 1982) 130´

FICHA TECNICA

Dirección-John  MiliusGuión-John Milius/Oliver Stone

Fotografía-Duke Callaghan

Música-Basil Poledouris

Producción-Buzz Feitshans/Raffaella De Laurentis

 INTERPRETES

Arnold Schwarzenegger-Conan

James Earl Jones-TulsaDoom

Sandahl Bergman-Valeria

Gerry Lopez-Subotai

Ben Davidson-Rexor

Mako-Wizard

Max Von Sydow-Rey Osric 

 

Una época oscura dominada por la espada y la brujería. Un ejército de guerreros arrasa una aldea matando a todos los adultos. Los niños son hechos prisioneros y  vendidos como esclavos. Uno de estos niños vivirá su vida con una única finalidad; la venganza.

Vista con la perspectiva que dan los treinta años transcurridos desde su estreno, queda deslucida por la consideración actual de clásico la valentía de una cinta que se basa tanto en las novelas de Robert E.Howard como en las ilustraciones de John Buscema para a partir de estos dos referentes mostrarnos una visión adulta, respetuosa pero arriesgada (Superman era el referente de adaptación en ese momento, y evidentemente era mucho más light) de las aventuras del guerrero Cimmerio. Con guión de Oliver Stone y John  Millius y dirigida por este último, el presente título basa su fuerza en las imágenes (recordemos una primera parte donde apenas existen diálogos más allá de la voz en off del narrador), imágenes donde la violencia se hace protagonista para adentrarnos en un maravilloso mundo de fantasía, y cuyo éxito creó todo un subgénero (conocido como de espada y brujería) que tendría en la primer mitad de la década de los ochenta sus mayores exponentes.

Con un guión equilibrado, que se nutre de la fuentes literarias e ilustrativas anteriormente mencionadas, Millius logra una versión fiel del espíritu del Conan primigenio. Las secuencias que alimentan la historia deben buena parte de su efectismo a una banda sonora que sobresale por encima de cualquier otro apartado técnico y artístico de la película. Compuesta por Basil Poleduris, la música de Conan recoge a lo largo de sus 12 cortes la épica, violencia y amor que desfilan a lo largo del metraje y que han convertido a Conan en un referente en el género de aventuras-acción.

Si bien Arnol Schwarzenegger ha quedado en la memoria colectiva como un estupendo Conan, es de recibo reconocer que es más lo que Conan hizo por Arnold que lo que Arnold hizo por Conan, ya que los requisitos interpretativos del protagonista principal no requerían más allá de una presencia física que el austriaco por aquel entonces poseía. Sin embargo, llegando al terreno de la interpretación hay que destacar por encima del protagonista de Terminador nombres como el de James Earl Jones que monopoliza la pantalla cada vez que entra en escena, así como la breve pero estupenda aportación de Max Von Sidow.

Sin ser una obra redonda, si que su personal estilo y sentido de la épica la ha convertido en un referente, siendo este un buen momento (en Agosto se estrena una nueva versión) de revisar este título como uno de los clásicos de una década, los ochenta, que en el terreno cinematográfico no paró de estrenar pequeñas joyas que aún hoy en día están por superar.

Escena: El ritual al que es sometido Conan para de alguna manera volver de entre los muertos.   

Curiosidad: La idea inicial era hacer de Conan una franquicia cinematográfica en la línea James Bond, idea que se diluyó hasta solamente rodar dos títulos.

 

lo mejor Lo mejor de "Conan el barbaro (conan the barbarian)"...

La banda sonora de Basil Poledouris, una composición redonda y que engrandece las imágenes rodadas por Millius.

lo peor Lo peor de "Conan el barbaro (conan the barbarian)"...

Algún momento pretendidamente gracioso o lígero y que chirría del conjunto global.

Critica de "Conan el barbaro (conan the barbarian)" publicada el 2011-02-27
Ver más críticas de Enrique Fernandez Yoldi