Crítica de Buffalo'66 (buffalo'66)

"

“Una alabada película de cine independiente norteamericano, escrita, dirigida e interpretada por un Vincent Gallo inteligente y talentoso que supo juntar comedia y drama de una forma admirable”"

 


elprimerhombre por elprimerhombre


cartel de Buffalo'66 (buffalo'66)

Director: Vincent Gallo
Estreno: 1998-03-21
Genero: Drama

Antes de ponerse detrás de la cámara en 1998 para realizar su aclamada ópera prima Buffalo ’66, Vincent Gallo ya había sido modelo profesional, actor en varias películas independientes y había tocado en alguna banda. Que escribiera esta historia, en parte autobiográfica, y la dirigiera él mismo (aparte de componer la música) fue totalmente un acierto ya que Gallo supo darle un sentido cómico a una historia de unos personajes que viven lo opuesto al sueño americano, realizándola a su antojo con la utilización de múltiples planos variados y jugando con el montaje a la hora de realizar algunos flashbacks. Además se rodeó de actores idóneos como Ben Gazzara, Angelica Huston, Mickey Rourke, Rossana Arquette (estos dos últimos con un pequeño papel) y una joven Christina Ricci. Lo que parece inverosímil es la corta y extraña evolución que ha tenido su carrera como director cinematográfico, ya que en 2004 le dio por sacarse de la manga una ida de la olla con la polémica The Brown Bunny, y el año pasado realizó Promises Written in Water, catalogada por algunos críticos como una demencial y pretenciosa película.


Esta historia en concreto fue rodada en los alrededores de Buffalo, Nueva York, lugar de nacimiento de Gallo, y empieza cuando su personaje, llamado Billy Brown, sale de la cárcel después de cinco años al declararse culpable por un delito que no había cometido a cambio de no poder pagar una apuesta de Fútbol Americano de 10.000 dólares. Cuando llama a su madre desde una escuela de baile le comenta que irá a visitarles, y ante la insistencia de ella para que vaya también su mujer él le dice que la llevará aunque está enferma. Es cuando entra en escena Layla (Christina Ricci) que será secuestrada por Billy para que haga el papel de su esposa, ya que antes de salir de la cárcel les había contado a sus padres que trabajaba para el gobierno y que se había casado. A partir de aquí la historia irá transcurriendo con un ritmo lento y el espectador tendrá que aguantar el irregular y grosero carácter de Billy, verá los cambios en la relación entre él y Layla, sin saber nada ni del pasado ni del presente de ella, y conocerá a los peculiares padres de él (Ben Gazzara y Angelica Huston).


Lo que más identifica a este film y lo hace diferente es la manera que tiene Gallo de sacar jugo a la historia, consiguiendo un efecto sorprendente al relacionar en todo momento un tono dramático con uno cómico. Por ejemplo, en la misma escena inicial en la que vemos a Billy salir de la cárcel y empieza a recordar su estancia allí sentado en un banco, escenificado con varios planos que se van superponiendo en la pantalla (véase la primera foto), poco después le vemos pedir al de la entrada de la prisión que le deje volver a entrar para ir al lavabo, quitándole totalmente todo el peso del drama que nos acababa de reflejar. Y no solo eso, aún seguirá intentando ir al lavabo durante un buen rato. Las mismas discusiones con su padre en la mesa las mezcla con los diálogos con su madre que le ofrece chocolate sin acordarse de que es alérgico: lo descubrieron cuando era pequeño porque se le hinchaba la cara (aparece en la película el recuerdo mediante un plano que surge de en medio de la escena como un flashback). También veremos escenas musicales bastante curiosas, como la del padre recordando su pasado como cantante haciéndolo en play-back delante de Layla, o el baile de ella misma en la bolera donde Billy era el rey en tiempos anteriores.


Sin embargo, también se le puede achacar a la historia que en algún momento el espectador pueda sentir cierta pesadez por el ritmo un tanto pausado o adormecido, acentuado con la personalidad bastante irritable de Billy, aunque Vincent Gallo nos dejará un buen sabor de boca con una de las secuencias finales más interesantes y más bien llevadas del cine independiente norteamericano de todos los tiempos.


Critica de "Buffalo'66 (buffalo'66)" publicada el 2011-03-21
Ver más críticas de elprimerhombre