Crítica de Almas condenadas

"

Los estereotipos de siempre, un malo inmortal y el absurdo clásico del cine de terror adolescente. "

 


Miguel Ruiz Manzano por Miguel Ruiz


cartel de Almas condenadas

Director: Wes Craven
Estreno: 2011-06-10
Genero: Terror

Cuando la adolescencia cubría mi piel (y la llenaba de granos) era ritual de muchos el sistemático viernes de peli-hamburguesa-recreativos. Mucho de ese cine fueron los vástagos de Scream (Wes Craven, 1996), películas protagonizadas por un elenco juvenil y desconocido que de paso parodiaba el estereotipo de joven ‘american idiot’.
Han pasado ya 15 años desde aquella película con el asesino de la máscara blanca y el cine de terror ha intentado mutarse y adaptarse a los nuevos tiempos. Pero en este caso, Craven ha querido volver a los orígenes de dos maneras: La primera, escribiendo dirigiendo y produciendo esta ‘Almas Condenadas’ con un estilo a la vieja escuela, y la segunda creando una cuarta parte de la saga que le dio fama, Scream.
Una historia de hoguera que habla sobre un asesino que mató a su familia y desapareció en el río, y que 16 años después los niños nacidos en el mismo día que desapareció el psicópata sufren la maldición de una serie de asesinatos en su entorno.
Craven vuelve a ser el creador absoluto desde que lo hiciera por última vez en 1994 con Pesadilla en Elm Street 7. Opta por el estilo que él mismo marcó en su época dorada, una historia de adolescentes, con un protagonista más inocente que los demás rodeado de amigos idiotas, débiles o demasiado predecibles para un depredador de indumentaria nada original con máscara blanca y ropas oscuras, como si del quinto miembro de Lordi se tratase.
Un final denso y turbio termina achicharrando la butaca en un film marca de la casa cuya mayor y única baza es el humor absurdo del terror adolescente.

Critica de "Almas condenadas" publicada el 2011-06-06
Ver más críticas de Miguel Ruiz Manzano


Otras criticas de Almas condenadas

Ver todas las críticas de