Crítica de Inside job (inside job)

"

Por si alguien no se había enterado de quién tiene la culpa de la actual crisis financiera, aquí tienen una bofetada de realidad."

 


Lucas Liz por Lucas Liz


cartel de Inside job (inside job)

Director: Charles Fergusson
Estreno: 2011-03-25
Genero: Documental

Sinopsis  Documental ganador de un Oscar de la Academia en su última edición y que, narrado por Matt Damon, nos expone de manera muy clara los antecedentes, las causas, el desarrollo y los responsables (culpables) de la actual crisis económica y financiera, que empezó en 2008, y que supuso la pérdida de millones y millones de dólares, de millones de hogares y de millones de puestos de trabajo en todo el mundo.
En una amplia labor de documentación e investigación se entrevista a políticos, financieros, economistas, periodistas, etc.

Crítica  12 de Junio de 2011 y tras casi treinta días, finaliza la acampada en la Puerta del Sol de los "Indignados" (palabra que reconozco, que si por un lado expresa en sentimiento colectivo, no me acaba de convencer para designar al colectivo en cuestión) o mejor dicho, de los representantes activos del movimiento 15-M. Pues bien, como homenaje a ellos, a todos ellos, por lo que representan, por lo necesario de su protesta, por lo que han hecho despertar en muchos de nosotros,..., me he decidido a ver, a hablar e insisto, a dedicarles, esta película documental: INSIDE JOB.
En esta cinta se pone de manifiesto las causas de la actual crisis económica y le pone nombre y apellidos a los culpables. Por tanto, muy a cuento con algo de lo que promulga el movimiento 15-M; la desfachatez, falta de regulación, falta de control del sistema económico, financiero, bancario y como la clase política mira hacia otro lado, ya que al fin y al cabo, es el dinero el que manda en la política, y los que ahí están no son más que títeres de aquella "green disease" que decía ya Pearl Jam en su canción, refiriéndose al color de los billetes americanos..., "poderoso caballero es don dinero".
Reza el cartel algo así como que si no sales enrabietado del cine, indignado, tras su visionado, es que no le has prestado atención. Sí y no. Sí, porque claro está, es para indignarse, para sentir rabia, dan ganas de ir a un banco y quemarles "el chiringo". No, porque, al fin y al cabo ¿hay alguien que todavía no sabía o dudaba que esto funcionaba así?
Aún así, es para salir cabreado y dejar de creer en casi todo, en lo podrido que está el sistema económico y financiero, donde todo vale por crecer y crecer, ganar y seguir ganando, sin importar nada. Como se dice en la película al hablar de ciertos directores de bancos, parece que es una competición por ver quién tiene el "miembro viril más grande".
El documental deja claro que “esta crisis no fue un accidente", tienes sus causas y sus culpables.
Empieza mostrándonos el caso de Islandia; cómo la mala conducta y la mala praxis de la política, los bancos, los mecanismos de regulación financiera (mejor dicho, promoción de la desregularización) ha dado con el país en una profundísima crisis. Impactos primero medioambientales y después económicos que han malherido profundamente a un país, dejando la riqueza en manos de empresas y bancos, codicia y egoísmo puro. Por cierto, qué bellas imágenes de Islandia! Qué ganas de verlo y conocerlo!
Comentado el caso de cómo se es capaz de destruir un país que lindaba en el canon de sociedad ideal dentro del mundo occidental, el film se estructura en cinco bloques que analizan desde el por qué se ha llegado a esto, es decir, sus orígenes, hasta concluir señalando a los culpables y a lo poco que hace la administración americana, incluso una vez inmersos en la crisis. Todo ello partiendo de la premisa del director "Era una crisis totalmente evitable" y lanza sus dardos contra la desregularización creciente y todos aquellos que la han favorecido.
Extremadamente curioso me parece el término "ingeniería financiera" que como bien decía un político chino, "dejen la palabra ingeniería para alguien que construye e idea cosas" en pro del beneficio de la sociedad, y no para aquellos que generan productos para robar al ciudadano corriente.
Todo se puede criticar y el formato requiere que se sea partidista, exagerado, parcial,...pero señores precisamente el documental denuncia tiene que ser así. Que eso no desvíe la atención: las cifras, los números, los nombres están ahí, y que ciertos políticos no quieran hablar dice ya bastante.
En los tiempos que corren se agradecen mucho este tipo de visiones que a todos nos acercan un poco más a la realidad y nos dejan claro que es preciso pensar y tener claro "lo asquerosamente horrible" que es el mundo.
No es que no lo sepamos, pero causa cierto estupor y cierta angustia ver lo visto,..., además el final no nos pronostica un futuro mejor, pone los pelos de punta,... HABRÁ QUE INDIGNARSE! Con lo que me cuesta ganar a mí unos Euros y esta gente los gana por millones! ¿Esto es democrático?
Como han apreciado no nos hemos centrado mucho en lo cinematográfico, porque lo importante aquí era la historia. Sólo decir que el desarrollo de  la cinta va in crescendo tanto en ironía, como en perplejidad, con cierto éxtasis final que lo deja todo muy claro.
Es la dura historia de una panda de maleantes que acabarán con nosotros. Por favor, no dejen que eso ocurra, aunque lo vean difícil, otro mundo es posible,..., otro mundo mejor.
Por supuesto que se la recomiendo; son tiempos duros, que requieren esfuerzos duros, pero lo primero es ser consciente de dónde estamos, por qué y quién coño son los culpables. Este documental nos lo deja claro.
Desde la Puerta del Sol, Lucas Liz. Nota general: 7,0 sobre 10.