Crítica de El padrino

"

Una obra maestra. Grande entre las grandes...."

 


Lucas Liz por Lucas Liz


cartel de El padrino

Director: Francis Ford Coppola
Estreno: 2011-07-14
Genero: Drama

Intérpretes:Marlon Brando, Al Pacino, James Caan, Robert Duvall, Diane Keaton, John Cazale, Talia Shire, Richard Castellano, Sterling Hayden, Gianni Russo, Rudy Bond, John Marley, Richard Conte, Al Lettieri, Abe Vigoda, Franco Citti.
Sinopsis.  Nos ubicamos en los años 40, tras la II Guerra Mundial. Don Vito Corleone (personaje interpretado por Marlon Brando) es el patriarca de una de las grandes familias de Nueva York, justo en el momento en el que la mafia se plantea entrar en el negocio de las drogas. Su hijo Michael (personaje interpretado por Al Pacino) acaba de volver de la guerra como un héroe y no le interesan demasiado los negocios de su familia.

Cuando Don Vito se niega a formar parte del negocio del tráfico de drogas, se desencadena un conflicto armado entre familias, con gran cantidad de muertos por el camino, y que dará con Michael Corleone como "capo" de la "familia", tras su huida forzada fuera del país.


Crítica.  Llegó uno de esos días en los que uno teme no estar a la altura y sin duda no lo estaré. Llegó el día en el que hay que hablar de cine con mayúsculas y hay que hablar bien, eligiendo bien lo que se dice y cómo se dice, tratando de recoger en unas líneas la grandiosidad de una película como esta. Así que lo primero, sin duda, es pedir perdón por atrevernos a hablar de ella con el poco criterio que tenemos y con la ignorancia que siempre hacemos gala.

Un popular cine madrileño, en su ciclo de verano, ha decidido estrenar en sus pantallas grandes películas, grandes clásicos, y así, hacernos disfrutar de un espectáculo del que no habíamos podido disfrutar. Fue entonces cuando decidimos acercarnos a disfrutar de la obra maestra de Francis Ford Coppola.

Es una cinta extraordinaria, magnífica, sublime. Grande entre las grandes, por muchos y diversos motivos. Son casi tres horas de cine, pero sales con ganas de más. Sales con la sensación de plenitud (casi orgásmica, si me lo permiten), pero también con ganas de más. Es una obra maestra, basada en la novela de Mario Puzo y con guión tejido por el propio Mario junto con el director.

Les aseguro que no exagero; hay cosas con las que nuca exagero y seguro que me quedo corto o escaso. Uno se planta delante de ciertas cosas y de tanta admiración, es incapaz de articular palabra e incluso se nos quedará cara de "gilipollas".

La puesta en escena y la ambientación es una clase práctica de gran cine en tres horas. Muchos ojos hacen falta para darse cuenta de todo y para que todo nos entre por los poros... Algo se nos escapará, pero el conjunto, la visión general nos queda y nos reconforta. Es un compendio magnífico de cine, al que da forma con manos artesanas Francis Ford Coppola. La perfecta descripción de cada uno de los personajes nos hace "vivir" dentro de la cinta y la ambientación nos traslada a unos oscuros años cuarenta, difíciles y de luz tenue, muy bien definidos a través de la fotografía. Es un ejercicio de narración pura, difícilmente superable, alternando pausas y violentas escenas, que le confieren el ritmo perfecto.  La fortaleza de los diálogos, largos y cortos, intensos y suaves, violentos y fraternales,..., de todo tipo y todos grandiosos. Soberbios. Nos dejan alguna de las frases más conocidas del cine: "le haré una oferta que no podrá rechazar", "la familia",... De las interpretaciones, ¿qué podemos decir? Pues mucho, como es normal. Empezando por un Marlon Brando colosal. Qué mirada, que potencia en los diálogos, qué acento, qué poder,... Su personaje transmite más que ningún otro y nadie más lo podía haber hecho mejor que él. De matrícula de honor. A continuación, en el papel de su hijo, un Al Pacino, casi primerizo, que asombra con la frialdad de su mirada. A estas dos mega-estrellas del cine les acompañan unos no menos grandes Robert Duvall (en el papel de Il  Consigliere) y James Caan (en el papel Sonny, otro hijo de Don Vito). Este último clavando un personaje alocado, visceral, temperamental, violento, todo raza, todo pundonor y poca cabeza. No apto para llevar los designios de una "empresa" tan grande como la de su padre. Robert Duvall, muy bien, como casi siempre. Apuntando todo lo bueno que después corroboró. Aparece también una joven Diane Keaton en el papel de segunda mujer de Michael Corleone, que sin hacerlo nada mal, se ver robada de plano por los colosos allí presentes.

Por último, y ya saben que siempre nos gusta mucho fijarnos en esto, nos queda la banda sonora original de Nino Rota; quedará para el recuerdo. O al menos en nuestro recuerdo. Lenta, rítmica y con las notas estridentes cuando se precisan.

Nadie que se precie de medio amante del cine se la puede perder, es como la peregrinación a La Meca: al menos una vez en la vida. Así que señores y señoras, disfrutenla, por favor se lo ruego. Y pidiéndoles perdón, de nuevo, me despido. Estas letras en forma de palabras y palabras en forma de oraciones burdas y pobres, no llegan a describir nada, casi nada de lo bueno que tiene esta película.

Hoy, aún más si cabe, desde el fondo, ese fondo en el que me siento tan a gusto, ese fondo desde el que observo, ese fondo del que a lo mejor nunca debí salir, ese fondo al que quizá deba volver,..., se la recomiendo.

Nota general: 9,5 sobre 10.

Critica de "El padrino" publicada el 2011-07-14
Ver más críticas de Lucas Liz


Otras criticas de El padrino

Ver todas las críticas de