Crítica de Almas condenadas

"

Almas condenadas (trabajo menor de Craven, aun así disfrutable)"

 


Alberto Zamora López por Alberto Zamora


cartel de Almas condenadas

Director: Wes Craven
Estreno: 2011-06-10
Genero: Terror

Almas Condenadas supuso el regreso de Wes Craven al slasher, y el pobre de Wes volvió a llevarse un varapalo crítico bastante considerable. Pues bien, una vez visto el resultado, el film es mucho más destacable de lo que podría pensarse en un primer momento, y cualquier fan del creador de Freddy disfrutará de la propuesta.

El argumento es básico: un psicópata volverá de entre los muertos, para acabar con los siete niños que nacieron el día de su muerte. Este personaje que responde al nombre de “El destripador”, se queda a medio gas, ya que no resulta todo lo impactante que debería. Es cierto que durante el film, suelta algún que otro chascarrillo gracioso, antes de acabar con sus víctimas (alguien dijo Freddy), pero podría habérsele sacado más partido, más allá del imponente físico que presenta.

El principal problema del film es la suavidad de las muertes. Estamos frente a un slasher, y lo que quiero ver son muertes creativas, o como mínimo, impactantes. Almas condenadas se olvida  de esa característica clave del subgénero y ofrece asesinatos comedidos, dejando las puñaladas y los cuchillazos en off. Grave error. El exceso de gore de Scream 4, casi parece una reacción a lo blando del film que nos ocupa. No olvidemos que la última parte de la saga de Ghostface se ha estrenado antes en España que Almas Condenadas (que lo hará, si nada cambia el 10 de Junio), siendo esta última un par de años más vieja que las desventuras de Sydney Prescott.

Si podemos pasar por alto estos dos pequeños problemas, disfrutaremos, una vez más, de las obsesiones temáticas de Craven. Almas Condenadas vuelve a reflexionar sobre la muerte de la inocencia, sobre los pecados del pasado que vuelven para destrozar el presente. Le pese a quién le pese, Craven responde a muchas características de lo que se denomina un autor, y el cineasta sabe representar a la perfección la angustia vital adolescente, aunque esta se represente mediante la tosca metáfora de un asesino de 2 metros. Tampoco se olvida de la religión, mediante el personaje de devota creyente, la ambientación de clase media, los pequeños pueblos alejados, rodeados de bosques, los inadaptados sociales. Craven, en su vertiente teenager, en estado puro.

Es agradable, y poco frecuente,  encontrar actores juveniles, que se correspondan con la edad de sus personajes, por lo que el film destaca en ese aspecto. Los chicos y chicas, aparentan 16/17 años, y derrochan carisma. Siempre es chocante ver a chicas de 30 años haciéndose pasar por adolescentes angustiados. El film de Craven demuestra que se puede ser joven y carismático. Como he dicho en varias ocasiones, a Craven se le da de lujo manejar las coordenadas teenager.

Es cierto que a última hora se le va la mano, acumulando revelaciones, sorpresas, y falsos culpables, en un final más propio de la saga Scream, pero todo se perdona cuando uno puede disfrutar de una escena tan inquietante como la del cóndor en clase. No deja de ser un muchacho disfrazado, pero Craven sabe convertirla en una escena a recordar.

Wes Craven filma pocas películas redondas, pero siempre deja destellos de calidad, y sabe como entretener al respetable, sacándole en ocasiones escalofríos sueltos. Un artesano disfrazado de pequeño autor. Un tipejo entrañable, al que el fantástico debe mucho.

 


lo mejor Lo mejor de "Almas condenadas"...

La escena del cóndor

lo peor Lo peor de "Almas condenadas"...

Demasiados finales

Critica de "Almas condenadas" publicada el 2011-10-12
Ver más críticas de Alberto Zamora López


Otras criticas de Almas condenadas

Ver todas las críticas de