Crítica de El club de la lucha

"

Un canto al salvajismo, a la brutalidad y a la ferocidad."

 


Ángel López Gallego por Ángel López


cartel de El club de la lucha

Director: David Fincher
Estreno: 1999-07-04
Genero: Acción

Un largo, efectista y pretencioso spot publicitario de jabones con mensaje subliminal, eso es lo que me pareció ‘Fight Club’. Una cinta con finalidad de espectáculo pero con un peligroso mensaje. Eso sí, indiscutiblemente, el guión de Jim Uhls es brillantísimo y original, basado en la novela de Chuck Palahniuk. Delirios de personalidad, bienamada violencia, automutilación y nihilismo terrosita se entremezclan en ésta cinta tan vacua como gansa, pero que desprende poderío visual e incluso talento.

Su manera de tratar al espectador no es inteligente pero si efectiva y convincente. Fincher parece querer vendernos la moto con un producto exagerado, extravagante y exasperante. Una estupidez audiovisual, que funciona más bien como sátira social que como método de terror de carácter fascista, en la que un actor en estado de gracia como es Edward Norton, es capaz de convertir en oro todo lo que toca. Sin duda la actuación de éste pedazo actor es lo mejor de la película con creces, junto con un irreverente Brad Pitt y una innecesaria Helena Bonham Carter que no pinta nada en todo esto.

David Fincher entusiasmado por la violencia gratuita parece habérsele olvidado lo que quería contarnos, y así lo demuestra con ésta polémica cinta que es un canto al salvajismo, a la brutalidad y a la ferocidad. Violenta, odiosa y repulsiva es la manera de contarnos una historia de agresividad que incita a la violencia. No entiendo porqué está considerada como una película de culto. ¿Es que a la gente le gusta la violencia? Porque a mí no.

Critica de "El club de la lucha" publicada el 2011-10-26
Ver más críticas de Ángel López Gallego


Otras criticas de El club de la lucha

Ver todas las críticas de