Crítica de Arrebato

"

(La imagen nos posee y nos domina, queramos o no)"

 


Alberto Zamora López por Alberto Zamora


cartel de Arrebato

Director: Ivan Zulueta
Estreno: 1979-07-17
Genero: Terror

Arrebato es  una experiencia única. Su visionado ofrece tantas satisfacciones, como puede hacerlo el film más rebuscado de Lynch. Es meritorio que nuestra cinematografía, haya entregado a la historia del cine, un film tan inclasificable como el que nos ocupa.

 

Estamos frente a una obra difícil, incomoda, que se mueve con frecuencia por los terrenos de la vanguardia y el cine más experimental, pero lejos de parecer una obra pedante y masturbatoria, se establece como un film sugestivo, sugerente y fascinante, del que el espectador difícilmente puede apartar la mirada de la pantalla, viéndose poseído por las extrañas y alucinatorias estampas, que se van grabando a fuego en su retina.

 

Iván Zulueta ofrecía en 1980 su indiscutible obra maestra, con unos enormes Eusebio Poncela (este hombre era bueno hasta en Tuno Negro) y Cecilia Roth, en un personaje nada agradecido, y lo hace en el contexto de la movida madrileña; factor que explica, en parte, sus ansías radicales, tanto en la forma como en el contenido.

 

Tampoco puede pasarse por alto, la influencia que la droga ejerce sobre el film, pero no nos equivoquemos: no estamos frente a una película que trata sobre la drojaina; estamos frente a un film que versa sobre la mirada, y esta, evidentemente, puede verse influenciada por el consumo de heroína (mayoritariamente), cocaína y hachís.

 

Arrebato trata sobre la mirada (como Pedro ve sus propios films, algo que el espectador no puede, ni debe, comprender) pero también es una reflexión sobre la propia imagen. El poder de esta en movimiento, su influencia vampirica sobre los espectadores y creadores, y en definitiva, su capacidad de manipulación y fascinación (algo que en el final del film, en la resolución del mismo, se lleva a su máxima expresión).

 

Film que angustia. Film de terror. Tanto por atmósfera, por ritmo, por situaciones y muy especialmente, por sus imágenes perturbadoras. Una experiencia fílmica que merece la pena ser disfrutada. Soy plenamente consciente, de que no he dicho en ningún momento de que trata la película, pero este es uno de esos casos, en los que el concepto se sitúa por encima de la imagen, por muy contradictorio que parezca esto, una vez leída la reseña.


lo mejor Lo mejor de "Arrebato"...

La experiencia que supone su visionado

lo peor Lo peor de "Arrebato"...

Si te pilla en mal día...

Critica de "Arrebato" publicada el 2011-10-27
Ver más críticas de Alberto Zamora López


Otras criticas de Arrebato

Ver todas las críticas de