Crítica de Mientras duermes

"

(Tosar y Balaguero, Balaguero y Tosar. ¿Qué más se puede pedir?)"

 


Alberto Zamora López por Alberto Zamora


cartel de Mientras duermes

Director: Jaume Balagueró
Estreno: 2011-10-14
Genero: Suspense

Jaume Balaguero ha vuelto a demostrar, al mismo tiempo que da señales de una agradable solvencia, su puesto en el podio, de los mejores directores de cine fantástico de nuestro país. Y lo ha hecho con un producto que se aleja, conscientemente, de sus fiestas de género y horror, para ofrecer al respetable un film de suspense, con un malo carismático a rabiar.

 

Balaguero manipula al público, haciéndole sentir simpatía por un personaje, que solo puede clasificarse de cabronazo. Un personaje sin gran profundidad psicológica, que es malo, malísimo; sin que se nos de explicaciones de sus actos, más allá de su incapacidad para ser feliz. Los planos cerrados del comienzo del film, su soledad en la portería y la felicidad que irradia el personaje interpretado por (una sonriente y sexy) Marta Etura, provocan que sintamos cierta lástima por el conserje con mala follá. En esos minutos, el director catalán nos folla la mente (como decía Mos Def en Todo sobre mi desmadre), y sin darnos cuenta, nos sorprendemos preocupados por el malvado, en lugar de por la víctima. Simplemente por este, genial, recurso, el film ya valdría la pena.

 

Pero Balaguero da mucho más. Empezando por la soberbia (algo que empieza a convertirse en cliché) interpretación de Luis Tosar. Es posible que sea el actor español más interesante en activo (lo siento Bardem) y en Mientras Duermes, vuelve a ofrecer una composición para el recuerdo, teniendo en cuenta lo arquetípico de su personaje. También destaca el humor macabro que impregna todo el film, siendo posible ver la película en muchos momentos, como una broma de muy mal gusto (las escenas en la cama entre Tosar, Etura y San Juan).

 

Balaguero sigue mostrándose igual de contundente en los momentos de perversidad, y en esta ocasión, la misma resulta más psicológica que física. Basta con ver dos momentos: la conversación entre Tosar y la vecina jubilada (demoledora y con mucha mala baba) y el final, dónde descubrimos la jugada de César, en todo su esplendor.

 

Fui el primero en mostrarme preocupado por el alejamiento del director de cine de terror puro y duro, pero Balaguero me ha cerrado la boca, o más bien me la ha tapiado. Muy recomendable tanto por su humor negro, su emparejamiento con los cuentos de hadas, y muy especialmente, por el nivel de hijoputismo que demuestra Balaguero fotograma a fotograma.