Crítica de Las aventuras de tintín, el secreto del unicornio

"

Desde los geniales títulos de crédito iniciales hasta el último fotograma, el film es como una montaña rusa."

 


Ramón  Ramos por Ramón


cartel de Las aventuras de tintín, el secreto del unicornio

Director: Steven Spielberg
Estreno: 2011-10-28
Genero: Animación

El famoso e intrépido reportero creado por Hergé, tras series de animación en televisión y alguna adaptación con actores al cine sin mayor repercusión, ocupa ahora el lugar que le corresponde gracias a la unión de Peter Jackson en la producción y Steven Spielberg en la dirección utilizando la más avanzada tecnología con la técnica de captura de movimiento. El resultado es Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio (2011).Desde los geniales títulos de crédito iniciales hasta el último fotograma, el film es como una montaña rusa. Una trepidante cinta de aventuras intensa y visualmente portentosa. Quizá le fallan un poco los ocasionales golpes de humor, y es que la trama avanza de manera tan continua que no da tiempo de pararse a pensar si alguien ha dicho algo gracioso en un momento dado.La película tiene mucha influencia de Indiana Jones, pero también de Atrápame si puedes (Catch me if you can, 2002), especialmente en la música y los títulos de crédito iniciales. John Williams compone una sensacional partitura que ayuda enormemente a la conseguida ambientación de esta gran aventura de época recreada digitalmente.¿Algún punto flaco? Pues sí, nadie es perfecto. El personaje de Tintín apenas tiene matices, es un chico listo que se pasa el día pensando y descifrando pistas, y no hace otra cosa en toda la película, algo que lo hace algo frío para empatizar con el público. Mejor perfilado resulta el capitán Haddock, un borracho hundido en un mar de alcohol buscando recuperar su dignidad.Respecto a los actores que se han vestido los trajes de sensores para ser digitalizados, tenemos a Jammie Bell, el otrora niño bailarín de Billy Elliot, visto recientemente en La legión del Águila. Por otra parte tenemos al veterano en estas lides Andy Serkis, que fue el mono listo de El origen del planeta de los simios, y ahora es el capitán Haddock. Los cómicos Nick Frost y Simon Pegg, protagonistas el verano pasado en Paul, dan vida a los agentes Hernández y Fernández. Y al villano de la función le ha prestado sus movimientos el actual agente 007, Daniel Craig.Spielberg demuestra que sigue estando en forma y que en esto del entretenimiento es uno de los más grandes de todos los tiempos.