Crítica de Un método peligroso

 
"

La curiosa perversión de la señorita Spielrein"



Más criticas de Un método peligroso



Judith Romero Ruiz por Judith Romero
RSS: suscribir a RSS



cartel de Un método peligroso
ver cartel

Director: David Cronenberg
Estreno: 2011-11-25
Genero: Drama



Cómo le gusta a David Cronenberg todo lo que tenga que ver con el sexo. Y si en las relaciones sexuales entra el factor violento, ya ni hablemos. El Cronenberg de "Un Método Peligroso" es el de "Crash", el del polvazo en las escaleras de "Una historia de violencia", pero pasado por el tamiz de la Historia y el refinamiento decadente de la Europa de hace un siglo. Pero, en el fondo, es el mismo Cronenberg voyeur, escatológico y -reconozcámoslo- algo guarrete de siempre.

Adaptada de la obra teatral "The Talking Cure", de Christopher Hampton (autor de, entre otras, las versiones teatrales de "Las Amistades Peligrosas""Sunset Boulevard" o "Eclipse Total"), que a su vez adapta el libro de John Kerr "A Most Dangerous Method", tiene por protagonistas a los dos padres del psicoanálisis, Sigmund Freud (Mortensen) y Carl Jung (Fassbender), y a una de sus madres, Sabina Spielrein (Knightley), quien antes de dedicarse a la psiquiatría infantil fue primero paciente, y amante después, del propio Jung. La historia de Sabina Spielrein es todo lo negra, escatológica y sexual que una puede imaginar que sea del gusto de Cronenberg; tanto, que de hecho no ha tenido que cambiar casi ni una coma de su vida para ajustarla a su muy particular estilo.

Como buena adaptación teatral, "Un Método Peligroso" se sustenta en las interpretaciones de sus actores, que en general están correctos, pero poco más. Si alguno de ellos sobresale es Vincent Cassel en su brevísima intervención como Otto Gross, también psicoanalista, neurótico, adicto al sexo (cómo no), cocainómano y anarquista nietzscheano. Es una pena que Cronenberg no dé más cancha al personaje, porque sin duda el francés se come a sus compañeros de reparto con patatas. Y es que, si bien Viggo Mortensen tiene pinta de estar en su salsa, tampoco firma un Freud demasiado relevante, mientras que la pavisosa Keira Knightley (¡qué pésima elección!) eleva su habilidad para el mohín a un nivel indescriptible, y aún así esta es posiblemente uno de los mejores trabajos de su carrera, junto a "Expiación". Quien se encuentra definitivamente fuera de lugar es Michael Fassbender, que resulta frío, aburrido y poco creíble en su interpretación de Jung, algo sorprendente viniendo de un actor que habitualmente se deja hasta el tuétano en sus trabajos, pero que aquí se ve incómodo y tan en su sitio como una cabra en un garaje.

En el aspecto técnico, la película goza de una impecable factura visual, merced al diseño de vestuario de Denise Cronenberg (hermana del director), y al diseño de producción de James McAteer (que trabaja por sexta vez con el realizador canadiense). También es interesante su banda sonora suave, minimalista, que ya pudimos oír en el trailer de la película y que firma Howard Shore. Quizá la única pega a nivel visual sea el terrible pantallazo verde de la llegada del barco que lleva a Freud y Jung a América, donde se ven los costurones por todas partes, pero es un mal menor.

Dotada de un ritmo tranquilo, algo lento en ocasiones, se encuadra en esta nueva fase "de madurez" que Cronenberg experimenta desde "Una historia de violencia", más elegante pero, en el fondo, igual de extrema que siempre. Un falso aburguesamiento que le va de perlas para explicar historias como la del falso santurrón Jung, el paternalista Freud y la curiosa perversión sexual de la señorita Spielrein. Que, ahora que lo pienso, igual hubiese podido ser el título español de la película, con los traductores que tenemos. Pero esa es otra historia...


lo mejor Lo mejor de "Un método peligroso"...

Vincent Cassel

lo peor Lo peor de "Un método peligroso"...

Michael Fassbender no pega ni con cola

Critica de "Un método peligroso" publicada el 2011-12-08
Más críticas de Judith Romero Ruiz