Crítica de Silencio en la nieve

"

Pese al ligero desperdicio de la primicia del material, Herrero consigue que no perdamos el interés por la trama detectivesca, y entretiene durante cerca de dos horas sin alejarse nunca de lo tradicional. "

 


Ramón Balcells por Ramón Balcells


cartel de Silencio en la nieve

Director: Gerardo Herrero
Estreno: 2012-01-20
Genero: Suspense

Nadie hasta ahora en el cine patrio había hablado de la División Azul. Ni tampoco habían frecuentado películas situadas en la Segunda Guerra Mundial; y menos, thrillers en este contexto. Gerardo Herrero tenía con Silencio en la nieve un valioso e inédito material en sus manos, y en su nuevo film no lo ha exprimido lo suficiente.

Como si de un thriller policíaco al uso se tratara, dos militares españoles de la División tratan de cazar a un asesino en serie en las gélidas tierras rusas. El prometedor y misterioso inicio del film, con los caballos congelados en un calmado río, nos sitúa directamente, sin miramientos, en la acción: el hallazgo de la primera víctima, y la presentación de los dos protagonistas. Sin embargo, a medida que avanza la trama, las emociones y el misterio van perdiéndose.

Es cierto que hay escenas verdaderamente lúcidas como la del juego de la pistola o la amenaza al niño, pero la puesta en escena plana e impersonal de Herrero no ayuda a crear la tensión necesaria en todo el conjunto. Momentos que piden vibración acaban resultando menos interesantes por esa representación tradicional, que a veces hasta roza la más pura tecnicidad. Y no es que el punto de vista sea distante; simplemente, no se adapta lo necesario a las circunstancias que muchas veces podrían haber sido más provechosas. Eso sí, la dirección artística es asombrosa.

Aunque también hay que decirlo, el guión no es perfecto: contiene tópicos y situaciones algo predecibles, y también tramas secundarias nada bien desarrolladas–como la historia de amor-. Si bien los protagonistas, tanto el riguroso y opaco inspector Andrade –magníficamente interpretado por Juan Diego Botto- como el rudo y entrañable Sargento Estrada –como siempre, un inmejorable Carmelo Gómez-, están profundamente tratados, no pasa lo mismo con los secundarios, que bien podrían haber proporcionado momentos de mayor riqueza narrativa y psicológica.  

Pese al ligero desperdicio de la primicia del material, Herrero consigue que no perdamos el interés por la trama detectivesca –lo principal del film-, y entretiene durante cerca de dos horas sin alejarse nunca de lo tradicional. 


lo mejor Lo mejor de "Silencio en la nieve"...

La tensión que crea la escena de la pistola.

lo peor Lo peor de "Silencio en la nieve"...

Su impersonal puesta en escena.

Critica de "Silencio en la nieve" publicada el 2012-01-20
Ver más críticas de Ramón Balcells