Crítica de Río bravo

"

El western en su máximo esplendor."

 


Ángel López Gallego por Ángel López


cartel de Río bravo

Director: HOWARD HAWKS
Estreno: 1959-11-20
Genero: Western

Con 'Río Bravo' Howard Hawks dio comienzo a una trilogía magistral que seguiría con 'El Dorado' y se cerraría con 'Río Lobo'. Los guionistas Leigh Brackett y Jules Furthman se inspiraron en una historia de B. H. McCampbell para escribir un guión lleno de pasión, amor y energía. Pasaron once años desde que Hawks contó por primera vez con John Wayne en 'Río Rojo', otro título imprescindible dentro del género. Aquí, Wayne interpreta a John Chance, un sheriff rápido y hábil que encarcela a un forajido por asesinato. Su banda intentará liberarlo mientras que Chance, acompañado de un borracho, un viejo incapacitado y un joven pistolero, hará todo lo posible para impedirlo.

Howard Hawks es un director polifacético, lo mismo te hace una screwball comedy, que una cinta de cine negro o un western, y todas obras maestras de su genero. Quizá es porque estamos hablando de un maestro del cine, capaz de convertir lo superficial en algo apasionante. Este asombroso western es un ejemplo de cine de entretenimiento en estado puro, narrado con maestría y arrebato y con unas insuperables interpretaciones, sobre todo, de un inmejorable John Wayne y un espléndido Dean Martin. También hay que destacar a un magnífico jovencito llamado Ricky Nelson y a un simpático vejete llamado Walter Brennan.

'Río Bravo' es un derroche de maestría y talento narrativo que cuenta con una música de lujo compuesta por Dimitri Tiomkin. Obra maestra.