Crítica de Luces rojas

"

Luz verde para disfrutar"

 


Teresa Suarez por Teresa Suarez


cartel de Luces rojas

Director: Rodrigo Cortés
Estreno: 2012-03-06
Genero: Suspense

No ví la tan aclamada “Buried” de Rodrigo Cortés. Fueron varios los motivos que me impelieron a no hacerlo: en primer lugar, no soporto a Ryan Reynolds. Me parece un pésimo actor, con una filmografía a sus espaldas francamente olvidable y cuyo mayor logro cinematográfico probablemente haya sido “pescar” a Scarlett Johansson (¡otra que tal baila!) con sus morritos, algo que, no lo dudo, para el personal masculino tiene mayor mérito que ganar un Oscar. En segundo lugar, a alguien con una persistente claustrofobia, como es mi caso, pasar 93 minutos “encerrada” en un ataúd se presenta como una opción poco atractiva.

Y por último, pero no menos importante, la historia me pareció una burda copia de otra que había visto hacía tiempo. Como seguidora de la magnifica serie, sobre todo en sus inicios, de “C.S.I. Las Vegas” he de decir que uno de los mejores capítulos que rodaron fue el escrito y dirigido por Quentin Tarantino "Peligro Sepulcral" (“Grave Danger”, 2005), perteneciente a la quinta temporada. Nick Stone es drogado y secuestrado. Cuando despierta comprueba que está enterrado en un ataúd de cristal, con un móvil, una cámara que registra su situación (a cuyas imágenes accede el resto del equipo para que compartan su angustia) y oxigeno suficiente solo para unas cuantas horas. Por si fuera poco, cuando sus compañeros lo encuentran e intentan liberarlo descubren que el ataúd se asienta sobre unos explosivos que se activarán si levantan el peso del cuerpo…. ¡Fue magnifico, angustioso y muy inquietante!

Por lo tanto “Luces rojas” es la primera película que veo de Rodrigo Cortés y me ha sorprendido muy gratame
nte. No es tanto la historia que, por el tema del que trata, me recuerda a otras, como la penosa “Más allá de la vida” de Clint Eastwood, y por el empeño en desenmascarar a falsos magos, videntes, parapsicólogos, a “El truco final” de Christopher Nolan o “El Ilusionista” de Neil Burger.

Lo que de verdad me ha enganchado es la manera de narrar de este director pues me parece muy completa. Sus imágenes tienen mucha fuerza por sí solas. Una de las escenas más impactantes es la imagen, imponente, de Robert de Niro, antes de bajar del avión, con su rostro duro, surcado de arrugas y sus ojos que, pese a ir cubiertos con las gafas negras, parecen mirarte directamente de una manera tan intensa que no puedes evitar amilanarte y que, como afirma Sigourney Weaver en otro momento de la película, te hagan dudar de la firmeza de tus creencias.

Recrea una atmosfera que bordea siempre la línea entre la posibilidad de la existencia de los fenómenos paranormales y el desenmascaramiento de todo tipo de trucos (algo que no deja de tener su gracia porque te das cuenta de lo crédulos que somos) por parte de los escépticos y fríos científicos. Lo único verdaderamente sobrenatural es la capacidad humana, nunca suficientemente satisfecha, para caer víctimas de todo tipo de desaprensivos dispuestos a jugar con la debilidad e indefensión de las personas que recurren a estas instancias buscando ayuda para sobrellevar sus vidas.

Las interpretaciones son excelentes y es de agradecer que, por una vez, la elección de los actores no siga criterios de juventud, delgadez y belleza. Que no es que sean feos, pero resulta evidente que esos no son los motivos de su elección. No hay que olvidar la música, igualmente fantástica, un imprescindible condimento en esta historia de misterio y engaño.

Admito que tal vez el final defraude un poco, aunque en este caso me pareció menos relevante dado que toda la película resulta entretenida por la historia, muy atrayente por la fotografía y verdaderamente adictiva por la capacidad narrativa de Cortés.

lo mejor Lo mejor de "Luces rojas"...

La forma de contar historias de Cortés.

lo peor Lo peor de "Luces rojas"...

El final

Critica de "Luces rojas" publicada el 2012-03-06
Ver más críticas de Teresa Suarez


Otras criticas de Luces rojas

Ver todas las críticas de