Crítica de Sin identidad (unknown)

 
"

Sabores conocidos que no sorprenden, aunque logran entretener. Todo huele a cosas que ya hemos saboreado."



Más criticas de Sin identidad (unknown)



Lucas Liz por Lucas Liz
RSS: suscribir a RSS



cartel de Sin identidad (unknown)
ver cartel

Director: Jaume Collet-Serra
Estreno: 2011-05-13
Genero: Suspense



Sinopsis.

Thriller basado en la novela de Didier Van Cauwelaert con título Out of my head.

El doctor Martin Harris (personaje interpretado por Liam Neeson) viaja con su mujer a Berlin para asistir a un congreso de biotecnología. A su llegada al hotel berlinés se da cuenta que su valioso maletín  se  ha quedado en el aeropuerto, decidiendo entonces volver a por  él. En ese viaje en taxi sufre un accidente y tras ser salvado de las aguas por la taxista (personaje interpretado por Diane Kruger) permanece cuatro días en coma en un hospital de la ciudad. Al despertarse, la vida del doctor ha dado un completo vuelco y parece que ni él mismo es quién piensa ser.

La búsqueda de la verdad y de su propia identidad se convierten en su única motivación, mientras sufre la persecución de no sabe bien quién, con objeto de eliminarle.

Crítica.

Semana Santa madrileña y el poco fervor religioso y la lejanía emocional con las procesiones dignas de este tiempo, nos hacen permanecer en casa mientras la lluvia repite son continuo golpeo contra los cristales de las ventanas de casa, recordándonos lo necesaria que es el agua y lo bien que se está bajo una mantita, disfrutando de una película en la sobremesa del Viernes Santo. En estas condiciones nos aproximamos a nuestra filmoteca y buscando un producto reciente, en el género del thriller (para que el sueño se aleje lo más posible de nosotros) y de no mucha duración, Unknown (Sin Identidad en su traducción a nuestro idioma y para la cartelera española) es la elegida: cinta con la dirección del barcelonés Jaume Collet-Serra al servicio de la industria americana.

Es un film que va de más a menos, con un comienzo digno, un transcurrir correcto y un desenlace paupérrimo.

El guión, con tantos agujeros como el  escurridor de pasta que mi abuela lleva usando los últimos cuarenta años, consigue ensombrecer el resto de posibles elementos loables de la cinta. Es una historia con pretensiones, que  despierta cierta atención al principio y con un buen puñado de elementos de acción de cierto mérito, como son las persecuciones, pero eso no logra tapar todos esos agujeros que comentamos. Exceso de pretensiones, fracaso a la vista, error consumado.

A nuestro juicio demasiados disparates lo que no ayudan a aproximarnos en exceso al contenido. Además, pese a todo ello, ni siquiera le podemos conceder originalidad y tintes novedosos, ya que cuando conseguimos calentar el sofacito en el que estamos tumbado, nos damos cuenta de que todo nos va sonando y tenemos la sensación de haberlo visto antes. Demasiados elementos comunes con otras muchas películas: hombre cuya memoria se ve afectada por un accidente y trata de buscar su identidad, ayudado por chica guapa en situación de dudosa legalidad, pasado turbio del protagonista, pistolas, persecuciones y mamporros... No sé, elementos de otros muchos films, destacando los hilos argumentales que nos traen a la mente a Matt Damon metido en la piel de Jason Bourne, e incluso al Jim Caviezel en su propio Unknown (Mentes en Blanco, de Simon Brand)... como decimos, entre otros.

La dirección no sale del todo mal parada: correcto chef que hace lo que puede con una receta deficitaria, barroca con demasiados giros y frenesí  descarrilado.

Las interpretaciones ahí están. Un Liam Neeson en exceso contratado para papeles de acción, registro que desde aquí pensamos que no le favorece mucho, pero bueno, planta y porte tiene, eso es verdad, y los contratos que se te ofrezcan son los que son, a lo que se suma que dinero hay que ganar. La presencia de Diane Kruger  siempre aporta belleza al conjunto y eso que el vestuario nos la afea demasiado, pero ahí queda su correcto proceder. Entre lo positivo de las interpretaciones, nos gustaría destacar los buenos minutos con muy buenas formas de Bruno Ganz, el empaque que aporta la figura de Frank Langella y la frialdad de January Jones como esposa del doctor Martin Harris. La presencia de Aidan Quinn? Bueno, todo el mundo tiene que cotizar de cara a ganarse la pensión!

Es una cinta bastante justita en continente y contenido, pero que sin embargo ha conseguido su propósito: hacernos pasar una sobremesa de Viernes Santo entretenida, viendo al señor Liam Neeson en su particular sufrimiento a modo de Pasión... No podemos aprobarla, no lo merece, pero tampoco la descarten del todo, tiene su hueco, aunque haya que buscárselo y elegirlo bien.

Nota general.

 3,0 sobre 10.


Critica de "Sin identidad (unknown)" publicada el 2012-04-08
Más críticas de Lucas Liz