Crítica de Gilda

"

Maravilloso, apasionado, rutilante film lleno de una magia y un embrujo inusuales."

 


Ángel López Gallego por Ángel López


cartel de Gilda

Director: Charles Vidor
Estreno: 1946-10-31
Genero: Suspense

Maravillosa, apasionada, rutilante cinta que combina el drama romántico con la mejor fragancia del cine negro. Una historia de amores, infidelidades, venganzas, juegos, incertidumbres; donde un “te odio”, significa “te quiero”, donde un guantazo se convierte en un lamento frustrado. Johnny Farell trabaja como ayudante de confianza de Ballin Mundson, dueño de un prestigioso casino. Pero cuando éste le presenta a su esposa Gilda, Johnny se verá embargado por la obsesión y la seducción.

Ver a una Rita Hayworth deslumbrante, radiante, con un seductor movimiento de caderas, rozando el delirante erotismo, cantando “Put the Blame on Mame” mientras se quita el guante, se ha convertido en una de las escenas más sensuales y encantadoras de la historia del cine. Glenn Ford esta magnífico e impecable en esta joya del cine que con el tiempo se ha ido enriqueciendo de encanto.

Sin bien es cierto que la década de los cuarenta alumbró películas mucho mejores, por ejemplo 'El sueño eterno' de Howard Hawks, 'Perdición' de Billy Wilder, 'Laura' de Otto Preminger, entre muchos otros títulos de cine negro, sin embargo este mítico film está lleno de una magia y un embrujo inusuales.

Como curiosidad, fue tanto el impactó que causó 'Gilda' en los espectadores de la época, que la primera experiencia atómica de la posguerra, la bomba lanzada por los norteamericanos sobre el atolón Bikini, llevó por nombre Gilda y tenía pegada una fotografía publicitaria de la Hayworth.

Critica de "Gilda" publicada el 2012-05-06
Ver más críticas de Ángel López Gallego


Otras criticas de Gilda

Ver todas las críticas de