Crítica de Anticristo

 
"

Sintiéndolo mucho, no conseguí entenderla..."



Más criticas de Anticristo



Lucas Liz por Lucas Liz
RSS: suscribir a RSS



cartel de Anticristo
ver cartel

Director: Lars Von Trier
Estreno: 2009-08-21
Genero: Terror



Sinopsis.

 

El matrimonio formado por los personajes de Willem Dafoe y Charlotte Gainsbourg sufre la terrible pérdida de su hijo por un accidente doméstico. Ella, sumida en una profunda tristeza-depresión, es hospitalizada para ser tratada. Su marido, psicólogo de profesión, decide sacarla del hospital y tratarla él mismo, pese a la reticencia profesional de que el terapeuta nunca se debe involucrar personalmente. 

 

Para superar sus miedos deciden trasladarse a la cabaña del bosque en la que ella pasó el último verano con su niño, preparando una tesis doctoral sobre la mujer, la violencia y su naturaleza. Allí se dará rienda suelta a todo el miedo, al sentimiento de culpa y a la propia naturaleza humana.

 

Crítica.

 

Bueno llegó su hora. Bueno llegó nuestra hora. Hace mucho tiempo que la tenemos en el fondo del cajón y hasta hoy no hemos tenido la suficiente valentía para enfrentarnos a ella.

 

Simple y llanamente, si había algo que entender, no lo hemos hecho. Poco más podríamos decir. Casi podría sobrar todo lo que se dijese a continuación, pero bueno, a ello que vamos.

 

No vomos a poner en duda la creatividad, la originalidad, la inteligencia, la imaginación y el ingenio del director Lars von Trier. Pero señores, desde la ignorancia y la sinceridad, a esta película no le vemos fundamento, ni consistencia, ni coherencia. Insistimos, no la entendemos.

 

Una historia densa, compleja, con mucha masa, tanta que se nos echa encima y nos aplasta. Nos cae como un ladrillo en la cabeza, en el alma. Trata de ahondar en la naturaleza, en la maldad, en las profundidades de la culpa, en la oscuridad de la depresión poniendo de manifiesto y al descubierto todos sus síntomas: la ansiedad, el daño (propio y ajeno), el rencor, la violencia, la justificación, el sentimiento de culpa, la lesión, el placer desbocado, la mutilación, el pánico, el terror...

Pese a montar la historia en cuatro capítulos con su prólogo y su epílogo, un cierto caos ordenado gobierna toda la cinta y a los espectadores profanos y poco doctos como nosotros, se nos hace dura, densa, enrevesada, violenta, cruel.... y todo ello nos conduce a no entenderla y por tanto a no poder justificarla.

 

Elementos de mérito tiene, desde luego. Y también los vamos a mencionar. El guión, aunque ampliamente incomprensible e injustificable, va in crescendo, crece poco a poco y no nos digan muy bien porqué, nos mantiene ahí, pegados a la pantalla, expectantes. Visualmente bien ejecutada (algunos premios de fotografía obtuvo) y con un prólogo que es una delicia en ese aspecto. Buena en lo visual, aunque se expongan en ella imágenes excesivamente duras (en lo sexual y en lo violento), transgresoras, grotescas y desagradables. A nuestro juicio algunas de ellas sobraban o no debían ser tan explícitas.

 

Es un Lars von Trier reconocible y con su firma impresa a fuego, pero en este caso  posiblemente exacerbado, dando forma a una cinta concebida posiblemente bajo los efectos de demasiado tetrahidrocanabinol y sumido en un profundo abismo depresivo y de autodestrucción, o al menos eso nos sugiere.

 

No se la puede tachar de pretenciosa, porque no creemos que lo sea. Simple y llanamente el director y guionista ha tratado de llevar a la pantalla sus propios delirios, aunque éstos no tuvieran ni pies ni cabeza (delirios son y no los necesitan), permitiéndose para ello transgredir y emplear todo tipo de imágenes, por mucho que estuviesen cargadas de violencia, de dureza y de sangre. Ni siquiera pretende ser provocadora, simplemente la dureza es un recurso para describir ese mundo patas arriba que se quería contar.

 

Pese a lo claustrofóbico de los espacios (por momentos) y de las personas (todo el peso recae en sus dos únicos protagonistas), el trabajo de Willem Dafoe y Charlotte Gainsbourg es brillante y desde luego que no era nada fácil. Los desafíos a los que se somete el señor Dafoe son admirables y los retos que asume nada fáciles. Los supera y siempre bien, y eso es de alabar. Cuanto más convencionales son los papeles a los que se enfrenta, peor lo hace. Lo suyo es lo arriesgado, lo prohibido, lo transgresor, lo que casi nadie se atreve a hacer...y eso él siempre lo hace bien, sin importarle la carga física, sexual o provocadora que el papel conlleve. Charlotte Gainsbourg da forma a un personaje también difícil y complejo, quizá peque de plano en algunos momentos, pero la verdad es que consigue redondear una de sus mejores interpretaciones, si no la mejor, lo que le valió algunos premios.

 

Es una cinta no apta para todos los públicos, claro que no. Encontrará reductos en los que se la idolatrará, y la inmensa mayoría la aborrecerá, porque muchos, entre ellos nosotros, ni la entenderemos ni la hemos entendido, por mucho que algún entendido nos la explique (que creo que será incapaz) o nos la justifique (esto otro muchos lo harán).

 

Difícil y compleja. Transgresora y violenta. Alejada de la realidad y navegando en la nebulosa de un mundo irreal, denso e impracticable. Por contra presenta grandes interpretaciones, visualmente está bien ejecutada y   aunque no lo parezca, por todo lo que hemos dicho, ha conseguido mantenernos atentos hasta el final... Eso sí, tras ese mismo final, nos hemos preguntado, ¿esto qué es?, ¿qué es lo que acabo de ver?, ¿eran necesarias todas esas imágenes violentas?, ¿qué significa?.... Quizá sea ese el problema; nos preguntamos demasiadas cosas y eso que nos consideramos simples (porque lo somos).


Critica de "Anticristo" publicada el 2012-06-17
Más críticas de Lucas Liz