Crítica de Días sin huella

 
"

Una de las películas más realistas que jamás se ha filmado sobre el alcoholismo"



Más criticas de Días sin huella



Ángel López Gallego por Ángel López
RSS: suscribir a RSS



cartel de Días sin huella
ver cartel

Director: Billy Wilder
Estreno: 1949-02-14
Genero: Drama



Una de las películas más realistas que jamás se ha filmado sobre el alcoholismo, la otra es Días de vino y rosas. Es curioso que tanto Billy Wilder como Blake Edwards, dos directores conocidos por sus comedias, sean los autores de las dos películas más intensas y que mejor retratan el tema del alcohol y sus consecuencias. Charles Brackett y Wilder adaptan la novela de Charles R. Jackson y la transforman en un excepcional guión donde predominan los perfectos diálogos en los que siempre está presente ese humor cáustico y ese cinismo tan propios del director.

Días sin huella es una película terrible, en la que Wilder deja bien remarcado su exquisito gusto por el detalle. El aumento progresivo de las marcas circulares que deja un vaso de alcohol sobre la barra de un bar o la búsqueda incesante de una botella, son claros simbolismos de esa adicción. La agobiante atmósfera es creada a partir de numerosos factores, uno de ellos es la importancia de la magnífica música de Miklós Rózsa en las escenas más delirantes del film.

La frustración, el exceso de ego, la ansiedad, los miedos o el no hacer caso al mundo que te rodea son algunos de los temas que aborda esta escalofriante obra maestra. Prodigiosa dirección de actores, fantástica fotografía en blanco y negro de John F. Seitz y creíble interpretación de Ray Milland, un actor muy versátil que se llevó el Oscar al mejor actor.

Resumiendo, Días sin huella es una durísima visión sobre los problemas del alcohol y sobre el fracaso. Al final el espectador siente un fuerte rechazo que le impide probar ni una gota más de alcohol.

Critica de "Días sin huella" publicada el 2012-06-18
Más críticas de Ángel López Gallego