Crítica de El tercer hombre

"

Obra maestra imprescindible del cine negro"

 


Ángel López Gallego por Ángel López


cartel de El tercer hombre

Director: Carol Reed
Estreno: 1949-02-22
Genero: Suspense

Ambientada en la Viena de la posguerra, la película narra la llegada del desconocido escritor Holly Martins a la capital austriaca con la intención de visitar a su amigo Harry Lime. Pero cuando llega descubre que Harry ha sido atropellado por un camión y Holly asiste a su funeral. A partir de ahí, el jefe de la policía militar británica iniciará una intensiva investigación para destapar la verdad.

Obra maestra imprescindible del cine negro que adapta la famosa novela de Graham Greene. La dirección del realizador inglés Carol Reed se caracteriza por un marcado barroquismo en los encuadres y en los enfoques y una exuberante heterogeneidad de planos, alternando movimientos de cámara, con picados, contrapicados y con planos aberrantes que dejan al descubierto una impresionante puesta en escena. Reed consigue exprimir la novela al máximo, dotándola de un fascinante ritmo narrativo y sacando el mayor partido a una deslumbrante fotografía en blanco y negro de Robert Krasker, que subraya una atmósfera misteriosa e intrigante.

Una intensa trama de intrigas políticas, corrupción y asesinatos que va en crescendo, y que posee escenas inolvidables como la persecución en las cloacas o un final expectante, en el que la cámara, al igual que el espectador, espera la llegada de Alida Valli mientras camina al compás del magnífico tema de Anton Karas, que sin duda es una de las composiciones escritas originalmente para cítara más famosas de la historia. El tercer hombre es cine con mayúsculas.