Crítica de Animal kingdom

"

Una interesante cinta por su naturalidad y frialdad"

 


Lucas Liz por Lucas Liz


cartel de Animal kingdom

Director: David Michôd
Estreno: 2011-01-14
Genero: Suspense

Sinopsis.

El joven Joshua “J” Cody (personaje interpretado por James Frecheville) ha de sobreponerse a la muerte de su madre por sobredosis. Para ello recurre a su abuela Janine (personaje interpretado por Jacki Weaver), quien hace años que no tiene relaciones con Joshua y su madre (la propia hija de Janine).

 

Su abuela vive en Melbourne y es "la patriarca" de la familia. Vive con  sus hijos, quienes se dedican a diferentes negocios ilegales. Es entonces cuando Joshua se verá involucrado en una serie de acontecimientos sangrientos y tendrá que decidir entre delatar a su familia o ponerse de su lado. El agente de policía Leckie (Guy Pearce) tratará de persuadirle y convencerle para que salga de ese mundo delictivo y testifique en contra de sus tíos.

Crítica.

Es una cinta bastante interesante. Alejada de todo el glamour de las cintas americanas e insertándose en los cánones del cine independiente, nos presenta una historia no del todo convencional y tratada con excesiva naturalidad; en ocasiones se convierte en aguda frialdad. Minuciosa en las formas, aspira a drama que rezuma psicología, si bien la pretensión original no se consigue y no acaba de aprobar en ese aspecto.

El director se toma su tiempo en describirnos la forma de ser de cada uno de los personajes y, si bien se trata de una historia de violencia, en ningún momento se recrea en ella, ni es el elemento base y crucial del film. Lo sangriento y lo violento son meros elementos más, en los que no se nos hace detener; nos sirven como una parte descriptiva más de la personalidad de los protagonistas.

La austeridad de la cinta, la frialdad de la puesta en escena y la naturalidad de las interpretaciones nos completa un drama humano que ha conseguido atraernos. Se aleja de las películas al uso de su género, no tanto por la historia, más bien por las formas y el transcurrir de la cinta. Lenta y pausada, va "in crescendo", y se cierra con un desenlace que pone el punto final al informe descriptivo de la personalidad moldeada y a moldear del joven protagonista.

A estos elementos positivos hemos de unirle una interesante selección musical que acompaña a la perfección a ese devenir pausado.


Concluyendo, es una historia inquietante presentada con toda naturalidad y que nos deja un poso agradable, amable y de total calma, pese a que la problemática presentada nos debería alejar de estos calificativos. Nos complace poder aprobarla, si bien el notable sería un alarde.

Nota general: 6,0 sobre 10.