Crítica de La dama de hierro

"

Una impresionante Meryl Streep, una vez más, y una pobre película"

 


Lucas Liz por Lucas Liz


cartel de La dama de hierro

Director: Phyllida Lloyd
Estreno: 2012-01-05
Genero: Drama

Sinopsis.

Bio-pic basado en la vida de la que fuera primera ministra del Reino Unido de Gran Bretaña, Margaret Thatcher (personaje interpretado por Meryl Streep), a quien los rusos pusieron el sobrenombre de La Dama de Hierro.

En un relato narrado desde la intimidad, una anciana Maggie va rememorando distintos episodios de su carrera profesional a través de sus recuerdos, haciendo especial hincapié en las barreras sexistas que tuvo derribar y en las duras decisiones que tuvo que tomar, sin olvidar el coste personal y profesional que sus firmes convicciones le hicieron pagar.

Crítica.

Sinceramente creemos que la reseña de la película se podría resumir a dos oraciones simples: una impresionante Meryl Streep, una vez más, y una pobre película. El regusto que nos deja es que la única justificación de tal ejercicio es la extraordinaria interpretación de Meryl Streep, cosa que no es poco y más lo quisieran la mayoría de las cintas que pasan por este espacio de incultura cinematográfica, pero por lo demás....prácticamente nada.

Meryl Streep encarna a la Dama de Hierro durante su mandato como primera ministra del Reino Unido de Gran Bretaña y en la vejez, haciendo frente a sus problemas de salud mental. La gran Dama del cine de las últimas décadas encarna a otra gran Dama del siglo XX; se coincida o no con sus decisiones políticas y su ideología, nadie puede negar que lo conseguido por esta humilde mujer inglesa fue espectacular. Fue capaz de imponerse en un mundo de hombres y fue capaz de hacerse respetar en todo el planeta, convirtiéndose en una figura histórica y en una persona reconocida, admirada y temida. Conservadora entre los conservadores (a políticos no vamos a jugar aquí, porque más escaso es todavía nuestro criterio) sus firmes convicciones casi le causan el mandato en los primeros años, para darle la razón posteriormente, sin temblarle la mano ante decisiones tales como cerrar las minas de carbón, parar la industria siderúrgica, su firmeza contra el IRA o responder enérgicamente ante la invasión del ejército argentino en las Islas Malvinas (suelo de soberanía británica). Ni los ataques de la prensa, ni políticos, ni personales, ni incluso los atentados, hicieron desistir lo más mínimo a esta mujer en su forma de actuar.

Nadie mejor para interpretar este reto de personalidad femenina y carácter humano que una de las grandes actrices de todos los tiempos, nuestra admiradísima Meryl Streep. Sí señores, sí. Aquí no valen las medias tintas, esta mujer es una de las mejores actrices, qué digo, de los mejores actores (hombres y mujeres juntos) de la historia del cine, y no sólo porque así lo diga el gran número de premios y nominaciones recibidas, sino porque ahí quedan las múltiples, variadas y sublimes interpretaciones que nos deja, las cuales ni nos atrevemos a mencionar por miedo a dejarnos alguna. Ha sido capaz de hacer de todo y todo bueno, lo que nos lleva a preguntarnos si hay algo que no pueda hacer con una nota inferior al 8....no sé, sencillamente magistral. Si existiese un verdadero paseo de la fama, ella, junto con otros siete u ocho, debería tener la mitad de la calle...la acera de los mitos; en este caso mito viviente. Y además, desde la simplicidad, la naturalidad. Sin grandes luces, sin ruido excesivo. Simplemente saber hacer: talento y trabajo que convergen en calidad e interpretaciones excelsas.

Alabada la interpretación de Meryl Streep, el resto es vacío casi completo. La película no logra hacernos bucear en su océano en ningún momento y de no ser por esa magnífica interpretación, la cinta hubiese pasado sin plena ni gloria por delante de nuestros ojos.  Los distintos personajes no logran calar y se nos hacen muy ajenos.

Hace tiempo leímos una crítica que la tildó de "despistada" y en su momento no entendimos; ahora lo suscribimos plenamente. Únicamente destaca por lo ya mencionado y por poner de evidencia, a quien no conociese el personaje (sólo comprensible por motivos de edad), la dureza y lo implacable de esta mujer. No obstante suspende notablemente en la pretensión de darnos la visión humana de la persona, en presentarnos lo que se escondía detrás del personaje: sus contradicciones, su vida personal, sus inquietudes,... más allá de sus decisiones como primer ministro.

Hemos de decir que el formato de continuo flashback en base a recuerdos puntuales tampoco nos ha calado; nos "despista" e incluso nos desorienta. Para hacer esto, hay que saber hacerlo y se corre el riesgo de alejar al espectador por desorientación con gotas de cansino cansancio, y en este caso es lo que ocurre.

El aprobado raspado lo tiene única y exclusivamente por la brillantez de Meryl Streep, de no ser por ella el resto de la cinta se quedaría por debajo de la media aritmética entre el aprobado y el examen en blanco.

Nota general.

5,0 sobre 10.


Critica de "La dama de hierro" publicada el 2012-09-08
Ver más críticas de Lucas Liz


Otras criticas de La dama de hierro

Ver todas las críticas de