Crítica de Intocable

"

Nakache y Toledano se agarran a la comedia, donde se mueven como pez en el agua después de tantos años trabajando juntos dentro del género."

 


Ethan por Ethan


cartel de Intocable

Director: Eric Toledano
Estreno: 2012-03-09
Genero: Comedia

Cada vez es más difícil, a la hora de analizar una película, abstraerse de la cinefilia de cada uno y no acudir a referencias más o menos lejanas en el tiempo y en la temática. Me pasa con cada filme que veo y más sin son de cartelera. No sé si es a causa de la falta de originalidad de las nuevas propuestas o de la ingente cantidad de películas que vamos acumulando en la memoria. El caso es que la mayoría me suena; los temas se repiten tanto que las cintas podrían agruparse en nuevos géneros o subgéneros. Es lo que ocurre con la película que hoy vamos a comentar.

Intocable es una comedia que vamos a incluir en la serie de cintas protagonizadas por una pareja, digamos poco afín, en cuanto a clase social, raza, edad o todas las anteriores juntas. Podríamos incluso introducirla en el saco de las buddy movies, aunque preferimos dejar ese grupo para las cintas de acción o policíacas. Como hoy estamos en plan clasificador vamos a comentar la nueva película de Olivier Nakache y Eric Toledano apoyándonos en algunos largometrajes anteriores:

Paseando a Miss Daisy (Driving Miss Daisy de Bruce Beresford, 1989).- La película más exitosa de esta serie de filmes donde un personaje de color y de diferente clase social se relaciona con una persona de distinto nivel económico y de raza blanca. Podríamos decir que es la más representativa, o la que abre el subgénero. El largometraje retrata a dos personajes que en principio parecen tan incompatibles como el agua y el aceite, pero que terminan por intercambiar vivencias y enriquecerse mutuamente. Sin embargo, aunque Paseando a Miss Daisy sea una clara referencia para Intocable, y muchos la hayan comparado con ella, a nosotros se nos antoja muy diferente. Y no solo por la edad de los personajes, el entorno histórico o la temática racial que subyace en la trama, si no por el modo de hacer hollywoodense, que poco tiene que ver con el europeo de la cinta que nos atañe.

Peces de Pasión (Passion Fish de John Sayles, 1992).- La más semejante en cuanto a propuesta inicial: una paralítica amargada con el mundo exterior contrata a una enfermera de color que nada tiene que ver con ella. Otra vez las diferencias sociales y raciales son elementos comunes. También el pasado de delincuencia y drogas de la cuidadora es casi el mismo que el del personaje de Intocable (por cierto, muy bien interpretado por Omar Sy). Las edades se corresponde (aunque los personajes sean femeninos) y la temática es la misma. Incluso algunas escenas parecen extraídas del mismo guión, como por ejemplo la selección del personal. Lo que distingue una película de otra es el desarrollo posterior de la trama. Mientras John Sayles se decanta por el drama y por el pasado como solución del conflicto, Nakache y Toledano se agarran a la comedia, donde se mueven como pez en el agua después de tantos años trabajando juntos dentro del género.

Conversaciones con mi jardinero (Dialogue avec mon jardinier de Jean Becker, 2007).- Quizás la más diferente si nos fijamos en la temática exterior (no hay paralíticos o enfermos que busquen ayuda, aunque sí personajes muy alejados en cuanto a clase social), pero para nosotros la más cercana en la forma y el fondo cinematográfico. Y es que el manejo de la historia en manos de Becker es tan parecido al de Nakache y Toledano que los dos filmes parecen rodados por la misma persona. El acento en la comedia —aunque el humor preside ambas películas, las dos tienen un trasfondo dramático—, lo que cada personaje aporta al contrario (la música, la pintura, etc.) y, sobretodo, ese tono europeo, inequívoco, del cine francés, hace que nos decantemos por emparejar a Intocable con la excelente cinta de Jean Becker.

Finalizado el breve análisis comparativo, nos queda comentar el buen trabajo que realizan los actores principales: de Francois Cluzet sólo podemos hablar maravillas. Un actor de Chabrol, de Tavernier de Assayas, con un largo recorrido al que no vamos a descubrir ahora (¿no se parece cada vez más a Dustin Hoffman?). De Omar Sy no sabíamos nada y nos hemos quedado gratamente sorprendidos. Desde luego, no nos extraña en absoluto el reciente premio César que se ha llevado el actor de color (la película estuvo nominada a ocho galardones más de la Academia Francesa); y tampoco nos sorprende el éxito de la cinta, que dicen es la más taquillera de la historia del país vecino.

Nos unimos a toda esa gente: nosotros también la recomendamos.