Crítica de Shame

"

Vergüenza y soledad en la gran ciudad"

 


Natalia Marcos por Natalia Marcos


cartel de Shame

Director: Steve McQueen
Estreno: 2011-11-09
Genero: Drama

Shame es la historia de un adicto al sexo, un hombre que lleva su culpa y su dolor en silencio, sin poder controlar una necesidad que es superior a él, que le avergüenza pero no puede domar. También es la historia de la soledad en la gran ciudad, el dolor de la desesperanza, de encontrarse sin apoyos y sin ser capaz de mantener una relación normal con los otros, ni siquiera con su familia.

El director Steve McQueen desnuda a sus personajes (por fuera, claro, y por dentro) para mostrar los dobleces del dolor: la interpretación de 'New York, New York' más triste que se pueda escuchar; una carrera nocturna por la ciudad que, supuestamente, nunca duerme; miradas furtivas en el metro; sexo sin compromiso casi en todas sus variantes posibles...

El peso de la película recae en la tremenda pareja protagonista: un inmenso Michael Fassbender del que podemos disfrutar en todo su esplendor, desnudo integral incluido (oh, sí) y Carey Mulligan, que ilumina la pantalla con su mirada triste e intrigante. Dos de los actores de moda que aquí interpretan a dos hermanos distanciados y perdidos pero vinculados por la sangre y por la soledad.

Shame provoca, atrae, no da opción a la redención, no muestra el camino de la recuperación. Nos deja conteniendo el aliento una y otra vez a partir de secuencias dolorosas. Porque a veces no hay opción para el final feliz.