Crítica de Memorias de una geisha

"

Correcta adaptación del famoso best-seller de Arthur Golden, dirigida por el cineasta estadounidense Rob Marshall"

 


Ángel López Gallego por Ángel López


cartel de Memorias de una geisha

Director: Rob Marshall
Estreno: 2006-01-20
Genero: Drama

Correcta adaptación del famoso best-seller de Arthur Golden, dirigida por el cineasta estadounidense Rob Marshall. Un bello retrato sobre las costumbres japonesas del siglo XIX, con una ambientación, un vestuario y una dirección artística fascinantes. La poesía y el arte se funden en una perfecta armonía. La belleza, la delicadeza y la finura son los rasgos que distinguen a una geisha de una prostituta.

Memorias de una geisha tiene momentos que se prestan al esteticismo, y que están muy bien aprovechados, pero en el final se deshincha poco a poco al igual que el misterioso mundo de las geishas. La película está excelentemente coreografiada por el director de Chicago, que aquí parece sacar el mayor partido a una historia que tampoco daba para más. Los personajes quedan algo acartonados, siendo el personaje del Presiente el más interesante de todos y que el actor japonés Ken Watanabe sabe interpretar con cierta sutileza.

Por último, destacar la preciosa música del maestro John Williams y una deslumbrante fotografía en color de Dion Beebe que te cautiva con hermosas imágenes.