Crítica de Martha marcy may marlene

"

Martha está traumada, y su trauma es la base principal del relato de esta película, seca como hacía tiempo no veía. Su psiquis está fragmentada: es Martha y es Marcy May. "

 


Nuria Silva por Nuria Silva


cartel de Martha marcy may marlene

Director: Sean Durkin
Estreno: 2011-09-17
Genero: Suspense

Martha está traumada, y su trauma es la base principal del relato de esta película, seca como hacía tiempo no veía. Su psiquis está fragmentada: es Martha y es Marcy May. Presente y pasado están ligados mediante el montaje por el sonido (la música es escasa) que forma una línea temporal indivisible, en la que los flashbacks se adivinan, y que claramente habla de la imposibilidad que tiene la protagonista para dejar ir “lo sucedido”. Sin embargo, hay un tercer tiempo que inquieta: el pasado anterior al pasado. La película se inicia con Martha escapando del lugar al que cayó luego de fugarse de su casa. Allí se convirtió en Marcy May para vivir dentro de una familia sectaria, que remite al Clan Manson aunque con menos sangre y más semen derramados.

Esta casa rural, habitada por hombres y mujeres jovenes, es el primer cuadro familiar que recibimos; Marcy May el primer nombre que se imprime sobre el rostro de la protagonista. Minutos más adelante nos enteramos que en realidad se llama Martha, a través de una comunicación telefónica que mantiene con su hermana. En este caso no hay una imagen filial, sólo una voz distante. La verdadera identidad de la protagonista es un misterio, y lo seguirá siendo aún cuando conviva con su hermana y su cuñado en la comodidad de un caserón junto al lago. No puede adaptarse y pareciera que no hubiera existido una vida anterior a esos pocos años de ausencia. Para ser más específica, pareciera que su problema es que nunca fue Martha y ahora es sólo Marcy May. Paradójicamente es el shock de lo vivido lo que le da entidad como persona. Como Marcy encuentra su rol, como Martha es (¿y siempre fue?) un problema.

Hay tensión en cada escena, la película se vuelve más y más oscura e incómoda a medida que es más dificultoso identificar el “mal”. Porque a lo terrible de lo ocurrido se contrapone la incapacidad de su familia para ayudarla. Enmarcarla en un género es algo complejo, tiene elementos del thriller, del terror psicológico, pero es a su vez un drama familiar desolador, retrato del derrumbe emocional y psíquico de una joven. Exceptuando las claras diferencias, me remite a Repulsión de Roman Polanski, donde lo terrorífico vive en la protagonista. Pero todo se contiene y la explosión se vuelve necesaria. Sin embargo, lo cruel (nunca lo malo) de Martha Marcy May Marlene es que deja al espectador sin catársis, sin recurrir a ningún tipo de espectacularidad para cerrar una película precisa, seca y traumática.


Critica de "Martha marcy may marlene" publicada el 2013-05-01
Ver más críticas de Nuria Silva