ir al especial

Crítica de In bloom

"

La aparente tranquilidad del arranque de la cinta se ve poco a poco contaminada por una atmósfera cada vez más cargada. La tensión se masca en el ambiente..."

 


Ethan por Ethan


cartel de In bloom

Director: NANA EKVTIMISHVILI Y SIMON GROSS
Estreno: 2013-11-13
Genero: Drama

Sigue la buena racha aquí, en el festival de cine europeo de Sevilla: ayer visitamos la Sección de las Nuevas Olas y creemos haber visto la favorita para llevarse el premio de este apartado dedicado a los jóvenes valores del cine europeo. Una película coproducida por Georgia, Alemania y Francia, dirigida por la pareja formada por Nana Ekvtimishvili y Simon Gross, que tuvieron el buen detalle de presentarnos la película.



In Bloom parte de un buen guión de la propia Nana Ekvtimishvili para narrar el paso de la infancia a la juventud de Eka, una niña de catorce años que vive en Tiblisi, en 1992, en pleno conflicto bélico y étnico entre Georgia y Abjasia. Suponemos que la visión de Nana es en parte autobiográfica por dos detalles, porque ella es de Tiblisi y, haciendo cuentas, tiene la edad que tendría Eka hoy en día; y por las palabras del otro director, de Simon Gross, que anunciaba antes de la proyección que las localizaciones de la película, según Nana, prácticamente no habían cambiado desde 1992.
La vida de Eka discurre, aparentemente, como la de cualquier otra niña de su edad: entre el colegio, con su amiga Natia como principal compañía, y el entorno familiar; en su casa de Tiblisi donde vive con su madre y su hermana. La aparente tranquilidad del arranque de la cinta se ve poco a poco contaminada por una atmósfera cada vez más cargada. La tensión se masca en el ambiente, no sólo por las inquietantes noticias que vienen del frente, sino por la violencia doméstica, por el proselitismo de los profesores a favor de uno u otro bando, por el acoso escolar o por los enfrentamientos en las colas para conseguir pan y demás alimentos racionados. En el caso concreto de la protagonista, los directores se encargan de confirmarnos de que algo no va bien cuando, de forma desdramatizada, pero impactante, Natia le desvela a Eka cuál es el regalo de compromiso que le ha regalado su novio: una pistola.


En In Bloom, se usa la triste mirada de Eka como herramienta para describir una sociedad que ha perdido los valores más elementales, que, entre otras cosas, permite la violación y el crimen en sus calles. Sólo Eka, es decir el punto de vista de los directores, parece darse cuenta de lo que ocurre y se niega a dejarse llevar por la situación. Ella es la que va a contracorriente, la rara, cuando en realidad es el resto el que se equivoca. Una secuencia, quizás la mejor de toda la película, subraya la intención de los realizadores: en la boda de Natia, y ante la sorpresa de todos los invitados, sale Eka a bailar. La niña tímida y extraña, consigue ser la atención de todos en un baile tan hermoso como significativo.
Escenas como la del baile, largos planos secuencias con la cámara muy cerca de los personajes, son el buen recurso técnico y de puesta en escena utilizado por la pareja de jóvenes realizadores. También las elipsis y el uso de los fuera de campo para obviar la violencia explícita y centrarse en la tensión son otros elementos en la forma de narrar de Nana y Simon; una manera de entender el cine que nos parece muy centrada, sincera y consecuente con en el objetivo que ambos pretenden, el de denunciar el comportamiento de una sociedad descompuesta por sus conflictos internos.

Critica de "In bloom" publicada el 2013-11-14
Ver más críticas de Ethan




Película del Especial "Festival de Cine Europeo de Sevilla 2013"
"Cita anual con el mejor cine que se viene haciendo en la vieja Europa. Y de nuevo es aquí, en Sevilla..." por Ethan
  Ir al especial Festival de Cine Europeo de Sevilla 2013