Crítica de Hannibal: El origen del mal

"

Desagradable película sobre el canibal de la ficción más famoso. Es larga y se hace larga. Es desagradable y consigue remover el estómago y la conciencia. No me ha gustado nada, pero le reconozco que consigue transmitir."

 


Tito Chinchan por Tito Chinchan


cartel de Hannibal: El origen del mal

Director: Peter Webber
Estreno: 2007-03-16
Genero: Suspense

Que risa con mi medio calabacín, que le digo de ver la de Anibal y me dice que no sabía que hubieran grabado ninguna película del conquistador. Oye, pues estaría bien que sacasen una de Anibal con sus elefantes cargando sobre Roma, en vez de estas precuelas que ya empiezan a oler. Podrían incluso aprovechar escenarios y extras y hacer un "Anibal y los jedis contra los orcos de Persia". Tremedo peliculón, con Peter Jackson haciendo la extendida de 6 días y 200 DVDs de extensión. Jajajajaja, es que como la peli es mala, tengo que darle un toque de interés.

La película trata sobre Hannibal Lecter, un niño que perdió su niñez y a su familia en el final de la Segunda Guerra Mundial. Total, que ya de adolescente decide dedicar su vida a perseguir a los que terminaron con su familia y de paso comerse sus mofletes. Y sale también una japonesa que perdió todo con la bomba atómica y un policía que persigue a los malos pero no para comérselos. Y poco más, la verdad, que están todo el rato con flashbacks de esos.

Bueno, la película no me ha gustado absolutamente nada. Es repugnante, con un continuo recordatorio de una escena horrible y espeluznante. Los que tengais niños pequeños, absteneros de ver la película, que luego tendreis pesadillas. El actor que encarna a Hannibal es extrañísimo, con una cara inexpresiva que no pega nada. Luego nos venden a este canibal como una especie de justiciero espadachín que no suaviza el fondo, que es qué luego se los come. En el plano positivo, la fotografía está muy bien, con unos planos magníficos, pero sólo tiene eso de bueno.

Resumiendo, desagradable película sobre el canibal de la ficción más famoso. Es larga y se hace larga. Es desagradable y consigue remover el estómago y el alma. No me ha gustado nada, pero le reconozco que consigue transmitir.