Crítica de Spiderman 3

"

Estamos ante un film cien por cien palomitero, sin apenas añadimientos personales, con dosis de acción a raduales, un par de escenas realmente penosas y que se basa en un guión realmente flojito."

 


Ramón Balcells por Ramón Balcells


cartel de Spiderman 3

Director: Sam Raimi
Estreno: 2007-05-04
Genero: Acción

“Todos necesitamos ayuda alguna vez,” le dice Mary Jane Watson a Peter Parker en una de las múltiples discusiones más cercanas a las de un culebrón que al film más caro de la historia. La frase, quizás la mejor de la película, concluye así: “…inclsuo Spiderman”. Pues sí, incluso Spiderman (Peter Parker) e incluso la propia película en sí, Spider-man 3. Estamos, sin duda alguna, ante un film cien por cien palomitero, sin apenas añadimientos personales (quizás salvando toda la historia de Sandman, lo mejor de la película), con dosis de acción a raduales, un par de escenas realmente penosas, con las que se siente vergüenza ajena, y que se basa en un guión realmente flojito.

A todos os sorprendieron las malas acogidas que tuvo el film una vez se preestrenó, incluso a mí, pero es que tenían razón. Sí, algunos la admiraban por su espectacularidad (indudable, eso sí), pero otros, los más listos, la tachaban de no tratar bien a los personajes y de carecer de la magia de las dos anteriores entregas, que para mí, son mucho mejores que ésta. A Spider-man 3 no solo le falta magia, sino también coerencia. Un film puede estar destinado totalmente al público (en este caso, a un público más bien tonto), pero hombre, hay que saber lo que se hace, y más, siendo Sam Raimi. Aquí, más que estar destinada a un determinado público, en teoría juvenil, está hecha sin personalidad, con intenciones económicas, por encima de todo. Las escenas de acción, por citar un ejemplo, no son como las de las anteriores entregas, con ese toque de intensidad elevada, tensión cien por cien e intriga. Aquí la emoción no es tan grande. Sí, todas ellas están muy bien realizadas (excepto la batalla final, con un montaje pésimo y, repito, sin un mínimo de coerencia e intriga). Destacaría por encima de todas la breve pero interesante lucha entre Spider-man y Sandman en el camión, que quizás sea la mejor realizada y la más intrigante. Y mejor no hablar de la pequeña batalla que tienen Harry Osborne y Peter Parker en la casa del primero. Yo a eso le llamo la suma de Los ángeles de Charlie más Sr. y Sra. Smith, con música ejemplar, por supuesto. Así que podríamos decir que la tercera parte de esta saga, espero que finalizada hasta esta entrega, carece de sentido en muchas ocasiones y la magia es prácticamente inexistente.

El guión de Spider-man 3 tendría que ser envidioso. Me refiero a que tendría que tener envidia de los demás. Realmente, la cantidad de secuencias que se podrían haber dejado para las escenas eliminadas del dvd son muchas, por no hablar de las que con ellas se siente vergüenza ajena. De las primeras, destacar muchos de los diálogos entre Peter y Mary Jane que sobran completamente, por no decir esa amenaza de Harry a Mary Jane, que más que sobrar da pena, pues no tiene ningún sentido. Resaltar también toda la fase de trasformación de Spider-man en un hombre malo y rebelde, a causa del veneno que se le adentra al cuerpo. En mi opinión, la idea esta del cambio de personalidad, del hombre bueno al hombre malo, la encontraba, en un principio, original y novedosa. Pero es que cuando ves la película te das cuenta que la transformación es penosa, totalmente penosa. Podría haberse cuidado mucho más el cambio personal de Peter Parker, también el físico (¿a qué viene ese peinado a lo rebelde?), pues los numerosos (sí, numerosos) bailes que nos regala durante la película (sobretodo el de la calle, pues aún me estoy riendo de lo patético que resulta) son totalmente prescindibles. Eso sí, el traje negro es genial. También hablar de la falta de sentido que tiene la rabia que le corroe al periodista Eddie Brock para después formular el alter-ego de Venom. Yo, al menos, no desearía asesinar a sangre fría al hombre que me ha dejado sin trabajo y besado a mi novia, o es que hay que estar muy loco. Bueno, en todo caso me habría de leer el cómic antes de decir lo que digo. Resumiendo, que si se hubiera trabajado y cuidado más la estética y personalidad del señor Parker hubiera sido, Spider-man 3, una película de acción realmente buena, con sus otros pero pequeños fallos, eso sí.

Y para no resultar esta crítica tan crítica, os hablaré sobre los puntos a favor que le encuentro al film de Raimi. Es cierto que tiene algunos gags realmente acertados y graciosos, como el del restaurante francés, muy bien coordinado y para nada cansino. El triángulo amoroso, pese a ser afectado por demasiados giros inútiles, sigue siendo atractivo. Yo creo que el final tendría que haber sido otro, más que nada porque SPOLIER esa escena de baile lento y romántico que va fundiéndose a negro no pega ni con cola en una película de Spider-man. Ya podría haberse dejado de tonterías y acabar como acababan las dos anteriores, con el hombre araña volando contento por las calles de Nueva York. FIN DEL SPOLIER. Pero como digo, la historia amorosa entre Parker y Watson afectada por el amigo de ambos, Harry Osborne, no llega a ser demasiado pesada, aunque tampoco es nada original. Otro aspecto a destacar sería la historia de Sandman. No la voy a contar, porque hace más gracia seguirla viendo la película, pero sí voy a comentar que, excepto la formación del alter-ego, todo tiene su sentido y resulta, su historia, la más atractiva, creíble y dramática. Y tampoco olvidarse del último diálogo que mantiene con Peter Parker, con unos flash-backs muy bien introducidos.

Del reparto destacaría nada más y nada menos que a Thomas Haden Church, en el papel del mencionado hace un momento Sandman, alter-ego de Flint Marko. Dentro de todo el extenso grupo de intérpretes, él es el que más se cree su papel y el que, para ser breves, lo hace mejor, mucho mejor. También es necesario resaltar a la otra nueva incorporación estrella: Bryce Dallas Howard. Interpreta a Gwen Stacy, la novia de Eddie Brok y la hija de un capitán de policía. Su papel está un tanto desaprovechado y metido un poco con calzador, pero, junto con el de Sandman, es el más interesante y fresco, pues es el que rompe la relación de los protagonistas. Rosemary Harris tampoco lo hace nada mal, aunque ya era de esperar. Sus intervenciones son las que más sentido aportan a la historia amorosa entre Peter y Mary Jane, al igual que Kirsten Dunst, que está más que correcta en su papel, muy confuso (personalmente) en varias ocasiones. Y para acabar con lo bueno, destacar las desaprovechadas intervenciones de J. K. Simmons y James Cronwell, dos veteranos actores que hacen de su breve papel, lo mejor que pueden. Tobey Maguire es un caso aparte. ¿Ha sido el alienígena de color negro el que lo ha convertido en un pésimo actor? ¿O es el presupuesto lo que le ha hecho pasar de su carisma y actuar sin brío y luego cobrar? No sé porqué será, pero está claro que su intepretación es patética. Y no sólo por los bailes, sino por todas las expresiones falsas que transmite, por la cara de pasmarote durante toda la película. Para mí, sólo está bien cuando lleva el traje puesto. Es realmente increíble que un actor como él, que nos había ofrecido buenas interpretaciones en las dos anteriores entregas, ahora, no sabemos porqué, se haya transformado en esto. Así que como podréis ver, el reparto en sí no está del todo mal, pero lo que en teoría es lo más importante, el protagonista, está realmente penoso.

Como era de esperar, los efectos digitales son de calidad excelente. Sólo con ver la transformación en Sandman de Flint Marko en ese especie de experimento y sus ataques posteriores o la batalla final, ya nos queda claro que el dinero invertido ha sido mucho mayor que en el de su guión. Aunque de eso ya no se podía dudar, así que me contendré respecto a los comentarios de cada una de las escenas de acción, las cuales, como he dicho antes, son todas ellas espectaculares pero sin demasiada emoción. Como siempre, la fotografía es correcta, sin personalidad (de los múltiples planos, sólo destacaría el de Spider-man vestido de negro en lo alto de la ciudad trepando por los cristales de un edificio). El montaje, por otra banda, es sencillito, hasta llegar a ser, en ocasiones, bastante malo (a veces recuerda a los de las series televisivas, con esos fundidos a negro entre medio). Y la música, esta vez no compuesta por Danny Elfman sino por Christopher Young, sigue en su linea de score para película comercial, correcto y con muchos estruendos. Eso sí, el tema principal del primer compositor es aún, el que más atrae.

En resumidas cuentas, una película irregular, bastante decepcionante, aunque increíblemente espectacular en cuanto a las escenas de acción, pese a no tener la misma emoción e intriga que las de la primera y segunda entrega. Spider-man 3 es lo que es, un blockbuster palomitero sin la intención de ser un film de culto ni nada por el estilo, al que podría habérsele reducido su larguísima duración (156 minutos). Aburrido no es, pero le sobran cantidad de escenas, algunas de ellas penosas. Lo recomiendo a los fans incondicionales de Spider-man, los cuales estén interesados, más que en su calidad fílmica, en su contenido respecto a los cómics, el cual, en este caso, está bien conseguido. Quienes busquen la magia de las dos primeras entregas, que no se ilusionen con esta tercera. Les decepcionará.

lo mejor Lo mejor de "Spiderman 3"...

El personaje de Thomas Haden Church.

lo peor Lo peor de "Spiderman 3"...

Tobey Maguire convertido en un “spidey” rebelde.

Critica de "Spiderman 3" publicada el 2007-05-07
Ver más críticas de Ramón Balcells


Otras criticas de Spiderman 3

Ver todas las críticas de