Crítica de Domino

 
"

Telefilm de presupuesto holgado que no merece figurar en la filmografía de este hombre. Al fin y al cabo hizo El fuego de la venganza y la estupenda Marea roja. Amor a quemarropa, en mi altar de debilidades, ocupa un lugar preeminente."



Más criticas de Domino



Emilio Calvo de Mora por Emilio Calvo
RSS: suscribir a RSS



cartel de Domino
ver cartel

Director: Tony Scott
Estreno: 2006-07-21
Genero: Acción



Ya ha abierto el circo: pasen, vean, tomen asiento, disfruten del vértigo y salgan convenientemente rebajados de preocupaciones, manumitidos de la maquinaria terca de la rutina, instalados cómodamente en el engaño. El cine ha sido siempre una fabulosa factoría de engaños. Hay películas que producen una mayor certeza de que la mentira ha ocupado nuestros sentidos y que, al final, nos hemos tragado un rollo tremebundo, una epifanía jocosa de fuegos de artificio, una celebración tridimensional del ruido. Eso es Tony Scott, un mago del ruido. Debajo late, nítida, la furia, el pulso de un director demasiadas veces ninguneado, pero vigilante celoso de una forma ancestral de hacer películas, la de mostrar un espectáculo hipnótico, una auténtica fiesta de barracón de feria. Su traca de imágenes sugerentes sigue siendo fastuosa, pero después no queda nada o queda tan poco que el tiempo, juez severo, acaba borrando los perfiles ( primero ) y esas imágenes deslumbrantes ( después ).

Scott es un autor barroco, pero su hiperbólica urdimbre de conceptos y formas no seduce como querría o como su talento hiciera sospechar porque el cine de este director está sobreimpregnado de un ingenio cargante, muy lírico, sí, pero convertido, en el abuso, en una parodia, en una caricatura que no llega al esperpento, aunque lo ronda y no es difícil vaticinar que acabará ahogado en él para satisfacción absoluto de la legión de fans que posee.

Los muchos tiros, la abundante carga de adrenalina, el erotismo light y el trepidante sentido del ritmo hacen de Domino una obra cien por cien Tony Scott. La historia de la azarosa vida de Domino Harvey conviene a este tsunami de argucias técnicas, de estética videoclipera, de resonancias pop. Escribe Richard Kelly, guionista de la cinta de culto Donnie Darko, pero lo que atrae es el movimiento psicodélico de la cámara, que parece tocada por el numen de la mescalina que se meten los protagonistas. Mickey Rourke se gana la admiración del dueño de la butaca porque es creíble: más por su pinta de macarra con mala leche que por su empeño en hacernos ver que todavía hay un actor dentro de su cerebro machacado por el boxeo y los estupefacientes.

Christopher Walken hace de Christopher Walken lo cual no es ninguna novedad, pero se lo agradecemos siempre. Este biopic acelerado debe verse con absoluta falta de exigencias cinematográficas: como oir un disco de La oreja de Van Gogh cuando ya hemos estado dentro de Dark Side of the Moon. No sé si me explico. Hay tiempo para todo. Si no lo hubiera, prescinda el amable lector de este excesivo ejercicio de egolatría.

lo mejor Lo mejor de "Domino"...

El atrevimiento visual, su descarada apuesta por la estética a lo mtv, que gusta un rato, pero luego abruma, pesa, irrita.

lo peor Lo peor de "Domino"...

Tanto tiro, tanta mescalina, tanto salto en el tiempo.

Critica de "Domino" publicada el 2007-05-16
Más críticas de Emilio Calvo de Mora