ir al especial

Crítica de Themroc, el cavernícola urbano

"

Themroc es una especie de sátira “antisocial”, nos muestra como una persona se enfrenta a un sistema, y como este sistema quiere eliminarlo, quiere esconderlo. Cine anarquista."

 


Manel Juanico por Manel Juanico


cartel de Themroc, el cavernícola urbano

Director: Claude Faraldo
Estreno: 1973-05-17
Genero: Drama

Imaginaos por un momento que una persona de la noche a la mañana se vuelve un cavernícola, deja su trabajo pierde su lenguaje, expresándose tan solo con gritos y gestos, huye de cualquier aspecto relacionado con la civilización, destrozando su casa y convirtiéndola en una especie de cueva y retorna a lo que son sus instintos más básicos, la supervivencia y el sexo. Ese es la premisa inicial de “Themroc, una fascinante película francesa protagonizada por un enorme Michel Piccoli con un claro mensaje anarquista y una feroz crítica al sistema y sociedad actuales.

Themroc es un filme extraño y surrealista, desde un inicio ya vemos que no nos encontramos ante una película normal. Un hombre, Themroc, se está preparando el desayuno, vemos con detalle como hace cada acción, de forma pausada y cotidiana, se le cae el café, lo recoge con un trapo sucio y lo pone de nuevo en la cafetera. La cocina está algo sucia, los platos sin lavar, el hombre empieza a toser, luego a aparece su mujer y le señala el reloj, es la hora de marcharse. En ese momento aparece una chica joven, es su hermana, va al lavabo y se acuesta de nuevo, Themroc la sigue y cuando está aparentemente dormida de nuevo la observa desnuda y empieza a olerle todo el cuerpo. Themroc sale de casa, se cruza con una vecina y cuando la chica está más arriba le mira las piernas. En todo este rato no se dice ni una sola palabra, tampoco hay música, tan solo sonidos. Themroc se dirige al trabajo, de camino va viendo imágenes de su vida rutinaria, cada día se prepara el desayuno de la misma forma, cada día su mujer le señala el reloj, cada día observa a su hermana desnuda y cada día se cruza con la vecina y le mira las piernas.

Llegado a este punto lo más normal es que uno quite la película, ver que ha pasado un cuarto de hora y solo hemos visto como un tío depravado que se excita con su hermana y acude al trabajo, es seguramente argumento suficiente como para decir basta y abandonar el visionado. Pues mal hecho, lo bueno está todavía por llegar, lo interesante aquí es ver como Themroc empieza a perder su instinto de civilización y se convierte en un cavernícola urbano, algo que ocurre después de que su jefe le eche una bronca por observar como éste se lo monta con su secretaria. El jefe lo llama a la oficina y este, acompañado por dos guardas va a la sala de espera donde esta la secretaria, Themroc se acerca a ella y mete su cabeza entre sus bragas, algo que extrañamente agrada a la chica. Después pide permiso para ir al lavabo, allí empieza a toser, después la tos se convierte en una especie de bramido, a partir de ahí Themroc habrá perdido su lenguaje.

Ahora que ya hemos visto un poco más puede que todavía nos sintamos con más ganas de quitar la película… ¿qué significa todo esto?, ¿por qué actúa de forma tan extraña la gente?, ¿Qué le pasa al hombre este que se pone a gritar de esa forma? Sin que tengamos tiempo de pensar apenas en ellos vemos como Themroc se dirige a su casa, y sin ninguna concesión le toca las tetas a su hija frente a su esposa, luego se va a una obra con la chica y recoge unos ladrillos con una carreta, los sube a su casa y se tapia dentro de su habitación luego derrumba la pared que da al exterior y lanza todos los objetos fuera, quedándose como si fuera una cueva.

Bueno, ¿a que esto parece ya mas interesante?. Realmente desde el momento en que Themroc destroza la pared de su habitación asistimos durante a una hora, a uno de los espectáculos más bizarros y delirantes que he visto en el cine durante mucho tiempo. Algunas de las escenas que veremos son extremas, tanto que son difíciles de digerir en un principio, y pueden llegar a causar hasta la carcajada. Tendremos canibalismo, orgías, incesto, surrealismo simbólico… en fin, que si en un principio parecía que esto iba a ser aburrido, parece que nos habíamos equivocado, esta película nos ofrece un cúmulo de situaciones, cada unas más delirante que la anterior que, si bien pueden irritar, molestar, fascinar o desconcertar, raro me parece que puedan aburrir ya que no hay tiempo de ello.

Themroc es una especie de sátira “antisocial”, nos muestra como una persona se enfrenta a un sistema, y como este sistema quiere eliminarlo, quiere esconderlo. Themroc consigue que algunos se unan a su causa, convirtiéndolos también en cavernícolas. En ese aspecto parece que estamos viendo una película de zombis, una familia formal que vive en frente poco a poco se convierte, Themroc despierta los más bajos instintos de las personas y consigue atraerlos hacia él.. Los zombies, es decir ellos, no son más que los desechos de la sociedad, la gente que nadie quiere ver, por eso como decía , cuando ven que no pueden eliminarlos, lo que hacen es esconderlo, tapiándolos en el interior de sus casas.

La crítica social es tan descarada que hasta se puede pasar por alto. Pone a caldo a la policía, al estado, al sistema de trabajo, al machismo y a los medios de comunicación, que intentan aprovecharse de la situación del protagonista para ganar audiencia. El hecho de que estos hechos estén mostrados de forma tan extraña y bizarra hace que en un principio pueda no apreciarse, pero realmente analizándolo un poco uno ve que se han explayado bien con todo.



La verdad es que es realmente difícil hablar de esta película, es ese tipo de cine que por mucho que cuentes nunca te vas a acercar a la experiencia que puede ser su visionado. Es una película que no es apta para todo el mundo, tienes que tener la mente abierta e intentar captar lo que te está diciendo el director, aunque si cierras los ojos y las ves como una simple obra surrealista también podrás disfrutar de algunas de sus delirantes escenas. Para mi es totalmente imprescindible. Es una película que hay que ver, por lo menos una vez en la vida, seguramente después de ellos veremos las cosas de diferente forma, ya sea para bien o para mal..



Critica de "Themroc, el cavernícola urbano" publicada el 2007-05-17
Ver más críticas de Manel Juanico




Película del Especial "Cine de autor"
"Lo independiente no tiene por qué ser de autor, y lo de autor tampoco ha de ser independiente, por mucho que se empeñen algunos." por Iñigo
  Ir al especial Cine de autor