Crítica de Lost in La Mancha

"

Un documental interesante, desgarrador, divertido, triste, fundamental para comprender realmente de que están hechos los sueños de los cineastas, e imprescindible para todo aquel que desee enfrentarse a la aventura de dirigir profesionalmente una pel"

 


Iván Sainz Pardo por Iván Sainz


cartel de Lost in La Mancha

Director: Keith Foulton y Louis Pepe
Estreno: 2002-06-09
Genero: Documental

Terry Gilliam es un director de cine peculiar, con un par de películas geniales y varios descalabros antológicos. Maravillosas “Brazil” , “12 monos”, interesantes “Miedo y asco en las Vegas” y “El rey pescador”, pero sin duda, su Titanic personal fue el accidentadísimo rodaje de “Las aventuras del barón Münchausen”, donde el rodaje de la película estuvo en numerosas ocasiones a punto de cancelarse, sobrepasando el presupuesto estimado de forma inimaginable y que consiguió terminar a duras penas. (Como ya le sucediera anteriormente en Brazil que terminó por doblar el presupuesto inicial de 23 millones de dólares).

Público y crítica, además, le dieron la espalda, en parte también por culpa de una lamentable promoción que hizo que una producción de 55 millones de dólares, recaudara a penas 4 millones. A partir de entonces, Gilliam se tatuó en el pecho la fama de director loco, iluso, irresponsable y maldito.

Pero si lo buenísimo es difícil de superar, lo malísimo siempre es superable y 12 años más tarde, Gilliam se enfrentaría a uno de los rodajes más calamitosos y desafortunados de la historia. Entre otras muchas razones, porque su rodaje en tierras españolas que ya arrastraba casi 10 años de planificación, varios intentos fallidos de preproducción y de búsqueda de financiación por todo el mundo, se suspendió irremediablemente al sexto día, arrastrando consigo un presupuesto de más de 30 millones de dólares.

Este documental, que en un principio tan solo estaba pensado como un making off habitual, terminó por ser un documento único sobre el rodaje fracasado del proyecto "The man who killed Don Quixote".

Retraso de los actores en la preproducción, fallos de comunicación y de organización, una planificación inestable y algo utópica, desastres e inclemencias naturales, aviones que arruinan las tomas sin remedio, un actor protagonista renqueante que termina por abandonar debido a una doble hernia discal, figurantes en escena sin ensayos previos, la presión sobre el hombro de los inversores y productores de la película.

Un documento estremecedor para entender lo que de verdad se esconde detrás de la industria del cine, del proceso creativo y la naturaleza real del artista enfrentado al éxito o fracaso de una obra cinematográfica que siempre depende, irremediablemente, de demasiados factores: La metereología, el equipo técnico, el artístico, la suerte, la salud, las aseguradoras, el empeño, la voluntad divina.

Orson Welles sufrió lo indecible en una cruzada similar al enfrentarse a otra versión de “El Quijote de la Mancha”. Como si de una extraña maldición se tratara, aquel rodaje tampoco se terminó. Primero murió el actor principal en mitad de este y poco después el mismo director dejando la obra inacabada.

Un documental interesante, desgarrador, divertido, triste, fundamental para comprender realmente de que están hechos los sueños de los cineastas, e imprescindible para todo aquel que desee enfrentarse a la aventura de dirigir profesionalmente una película.

lo mejor Lo mejor de "Lost in La Mancha"...

Fundamental para comprender realmente de que están hechos los sueños de los cineastas.

lo peor Lo peor de "Lost in La Mancha"...

Que la película de Gilliam núnca se llegara a hacer.

Critica de "Lost in La Mancha" publicada el 2007-06-08
Ver más críticas de Iván Sainz Pardo


Otras criticas de Lost in La Mancha

Ver todas las críticas de