Crítica de La Jungla 40

 
"

La jungla 4.0 es una buena película de acción, un buen espectáculo sin más pretensiones que proporcionar un digno entretenimiento a los que acudan a verla, pero de ahí a ensalzarla como de lo mejorcito del año, no."



Más criticas de La Jungla 40



JohnTrent por JohnTrent
RSS: suscribir a RSS



cartel de La Jungla 40
ver cartel

Director: Len Wiseman
Estreno: 2007-09-07
Genero: Acción



Hace ya casi veinte años que una película llamada Die Hard, aquí más conocida como Jungla de cristal, se estrenó causando sensación en las taquillas y creando lo que hoy ya conocemos como todo un icono popular del cine de acción. Su protagonista, Bruce Willis, recién salido de la exitosa serie Luz de luna, interpretaba a un policía llamado John McClane en una situación limite. Y es que mientras visita un gran edificio para ver a su ex mujer, dicho edificio es tomado por terroristas, por lo que McClane se terminaba convirtiendo en un héroe y en la única esperanza de la gente secuestrada en el interior.

La formula creó escuela, llegando después otras tantas películas que basaron su trama en un lugar cerrado, terroristas y un héroe que se enfrenta a ellos, pero casi siempre con resultados inferiores, o al menos no tan míticos. Sólo dos años después llegó la inevitable secuela, que en este caso contaría con nuevo (e inferior) director, siendo sustituido John McTiernan por Renny Harlyn, y paso lo que paso, que Die Hard 2, aka La jungla de cristal. Alerta roja, pese a superar las cifras de recaudación de la primera entregar, flojeo en cuanto a los resultados artísticos. Pero ya en 1995, nada menos que cinco años después, le dio de nuevo a McTiernan por hacerse cargo de la saga, poniéndose tras las cámaras de la tercera, La jungla de cristal. La venganza, que se convirtió en todo un éxito comercial y, al menos bajo mi punto de vista, en la mejor de las tres primeras.

Si hay gente que opina que cinco años ya es algo tarde para seguir con una saga, imaginar entonces que deben pensar los mismo de lo que analizamos a continuación: Live Free or Die Hard, es decir, La jungla 4.0, cuarta entrega de las aventuras de McClane que llega doce años después de la tercera, con un Bruce Willis ya entrado de sobra en la cincuentena, sin pelo y sin mostrar su clásica camiseta de tirantes blanca que se va ensangrentando a medida que avanza cada una de las películas precedentes. ¿Será esto ultimo por la edad, o por dar un cambio de vestuario al personaje?. Sea como sea, lo que esta claro es que Willis ya no tiene los treinta años con los que se inicio en esto del cine de acción, y eso para cualquier mortal seria un detalle a tener en cuenta a la hora de coger las armas, deparar, correr a toda hostia, saltar, pelar cuerpo a cuerpo o…montar en el ala de un avión de combate en pleno vuelo y sin piloto. De acuerdo, ¿pero a caso esto no es cine, no es magia? ¡Pues que viva la magia!

La trama tampoco es algo importante, pues básicamente nos cuenta lo de siempre en este tipo de películas: unos terroristas muy malos (o no tanto, que alguno que otro parece salido de una peli de Disney) planean dar un golpe devastador a Estados Unidos mediante el “casos absoluto”, es decir, un proceso informático que básicamente desestabilizaría al pais totalmente. Sin dar muchas vueltas, llaman a Willis rápidamente para que entre en acción. El caso es que, a estas alturas, es la mejor opción posible. Me explico. Si así de primeras, sin conocer de nada al personaje y siendo la primera entrega de la saga, viéramos a un policía cincuentón y calvo, bastante machacado, ser considerado como la única esperanza del pais ante una amenaza tan destructiva, nos sonaría a broma, pero sus responsables saben de sobra que juegan con una complicidad por parte de los fans, y que eso hará que cualquier cosa, o casi cualquiera, pueda ser valida sin tener que alargar las presentaciones.

Es por ello que a los quince minutos ya tenemos a McClane repartiendo estopa contundentemente, y a los treinta llega una de las secuencias más exageradamente espectaculares de la función (la colisión del coche contra el helicóptero, vista ya tantas veces en los traileres). Lo bueno de La jungla 4.0 es que, lejos de perder fuelle después de esos impactantes primeros minutos, mantiene el sentido del espectáculo hasta el final, aunque entre escena y escena de acción, los momentos que las unen son flojillos, por lo que se pierde el ritmo y deja de interesar lo que esta sucediendo, culpa también de tener en pantalla a un villano, interpretado por Tymothy Olyplath, que como tal deja un poco que desear, y no intimida lo más mínimo. Dicho esto, queda claro que en La jungla 4.0 lo que realmente importa son las explosiones, los tiros, los desfases de action hero que se marca un McClane aun más potente en el sentido heroico que en las anteriores (por aquello de estar adaptado a los nuevos tiempos, aunque en el fondo siga siendo el McClane de siempre).

Se ha escuchado mierda de todo tipo, pero también muchas cosas buenas. Los hay que aseguran que se trata de la mejor de las cuatro entregas, de un regreso a la altura de la saga y de la mejor película de acción de lo que llevamos de año. Pero también los hay que dicen que se trata de un engaño, de una traición a la saga y al personaje de McClane, que ha perdido todo lo que tenia. Digamos que si yo me tengo que posicionar, no me quedaría con ninguna de las dos partes de la discusión, pues La jungla 4.0 es una buena película de acción, un buen espectáculo sin más pretensiones que proporcionar un digno entretenimiento a los que acudan a verla, pero de ahí a ensalzarla como de lo mejorcito del año no, y tampoco de la saga, pues yo me sigo quedando con la tercera, aunque de lejos es mejor que la segunda y casi la pondría al nivel de la primera. Lo de la supuesta traición al espíritu del personaje de McClane me parece una soplapollez dantesca.

¿Dónde ve esa gente la traición?. Sin duda lo que más ha permanecido de la saga en esta entrega es ese espíritu del personaje protagonista: su ironía, su chulería y sus tacos siguen presentes a cada minuto, y lo único que ha cambiado ha sido la edad. Si que se puede echar en falta más sangre, más violencia grafica (y no tan estilizada), pero es lo que tiene el afán de ganar más dinero por parte de los productores (de ahí la calificación PG13 en Estados Unidos en lugar de la prevista R, que prohíbe la entrada a menores de 18 años si no van acompañados de un adulto), y un personaje carismático que acompañe a Willis, como lo era Samuel L Jackson en la tercera entrega, y aquí es sustituido por un más soso Justin Long). Así que, los que todavía no hayais visto la película, y más si sois fans de la saga, recordar estas palabras: La jungla 4.0 es accion, solo eso. El que busque más de lo he comentado hasta ahora, que mire otra propuesta en la cartelera. Por ultimo apuntar que la labor de Les Wisseman, nuevo director en la saga, y anteriormente artífice de aquella cosa llamada Underworld, es bastante decente, y mantiene los colores azulados y grises que ya se vieron en la citada película de vampiros y licantropos, proporcionando un cambio de look a la serie y demostrando que, a su manera, es algo parecido a un autor. Eso si, aquí al menos coge lo mejor de su opera prima, la accion, y lo eleva al cubo.

Critica de "La Jungla 40" publicada el 2007-09-17
Más críticas de JohnTrent