Crítica de Seven

"

Una Obra Maestra orquestada por uno de los genios de los que podemos disfrutar los que somos de ésta generación."

 


Tyler por Tyler


cartel de Seven

Director: David Fincher
Estreno: 1996-01-10
Genero: Suspense

¿Cuales son esas pelis que a uno se le vienen a la cabeza cuando se habla de ese concepto que es el de "clásicos modernos"? Es un concepto extraño con el que los cinéfilos nos encontramos constantemente. Puedes creer en él o no, pero existe. Muchos tienen la respetable opinión de que una peli debe sobrevivir durante 20 años como peli de culto para convertirse en un clésico, otros piensan que hay pelis que nacen siéndolo.

De un modo u otro, la peli de la que hablo, Seven, es una de esas pelis que se nos vienen a la cabeza. La cabeza. La pelicula de "la cabeza en la caja" para muchos, del mismo modo que para otros muchos American History Xfué la película de "la boca en el bordillo". Así pasan al recuerdo muchas pelis de los noventa, y es curioso. Todo el mundo recuerda Seven.

David Fincher es ese director indispensable (junto a Quentin Tarantino) para entender el cine de los 90. Eso de "reinventar" el cine es mentira, es un bulo. El cine no se reinventa; el cine o se recicla o se copia o se sigue haciendo lo mismo. Porque el cine está definido desde hace mucho. Así que no se puede decir eso de Fincher, lo que si se puede decir es que revivió al cine. Cogió un clásico guión con el cliché del poli viejo a punto de jubilarse y el joven y energico poli recién llegado a la ciudad, y lo convirtió en un título de referencia. En una peli de culto y una Obra Maestra. Andrew Kevin Walker, que es un magnifico artesano del guión curtido en la serie de tv "Historias de la Cripta" o pelis como "Brainscan"(una serie B fantástica), escribió a partir de una idea simple, siete pecados capitales, siete asesinatos. Hacía relativamente poco que "El Silencio de los Coderos" había vuelto a poner de moda a los asesinos en serie inteligentes. A.K.Walker pensó que sería una buena idea poner ese proyecto en marcha e intentar venderlo. La perspectiva que dió al guión fué bastante única en el sentido de que era mucho más oscura y pervertida que cualquier otra peli de asesinos en serie. David Fincher venía de pelearse con los productores de Alien3, y buscaba desesperadamente un proyecto con el que desahogarse. En un principio Seven no le llamó la atención hasta que llegó al momento en el que John Doe, el asesino interpretado magistralmente por Kevin Spacey, se entrega. Fincher pensaba: ¿en que peli un asesino en serie se entrega él?. Eso fué lo que le empujó a dirigir.

Porque claro, eso puede ser un fallo de guión bastante garrafal, pero todo tiene su porque, porque detrás del guión de Seven hay otro guión, el del propio asesino, que va tejiendo su historia y sus crímenes para que finalmente, cobren sentido.

Seven tiene un guión casi perfecto. Pero no lo es. Lo que le pasa a Seven es que la primera mitad está algo pillada con alfileres en algunos aspectos. La acción esta muy forzada en algunos puntos del guión para que sea como se muestra, siendo bastante inverosimil. Pero la segunda mitad es perfecta. Redonda. Y si un guióle da a un público una segunda mitad como esa, el público se olvida de los fallos que haya podido ver, si esque los ha visto. Porue a pesar de tener muchas trampas, Seven disimula mejor que nadie sus errores. Por ejemplo, es un poco forzado como Sommerset (Morgan Freeman) descubre en el escenario de la gula el escrito tras la nevera. A traves de unos pequeños, diminutos, plastiquitos encontrados en el estómago del desgraciado al que obligaron a comer hasta reventar. El detective se lleva esos plastiquitos a la escena del crimen, y en nada de tiempo descubre que son del suelo, concretamente de haber movido la nevera. Un poco inverosimil, pero Hitchcock decía que uno, cuando trabaja el suspense, no tiene porque ser totalmente verosimil, por tanto, no tiene porque ser un error.

Tanbién esta el hecho de como descubren la casa de Doe. Mills (Pitt) y Sommerset (Freeman) acuden, por mano de éste último, a un vendedor de información confidencial del FBI, que parece ser que controla todos los libros que se lleva cualquier ciudadano. Es decir, para ver si la peña lee sobre Hitler, sobre como construir bombas atómicas o sobre asesinatos chungos. Así consiguen una lista de nombres, que los llevan directamente a John Doe. Ésto es un recurso muy arriesgado, porque la gente puede llegar a no creerselo, pero como es algo sobre lo que no sabemos nada, lo que hace el gobiernos con nuestras vidas, se permiten licencias bastante extremas, y en el guión se disimula muy bien poniendo un pequeño conflicto cómico entre los detectives.

El desarrollo de la historia lo marcan los asesinatos, y está hecho desde el punto de vista de los detectives, dándonos solo una perspectiva de los crímenes. Solo vemos otro punto de vista al final, cuando habla John Doe, pero lo vemos desde el punto de vista de los detectives. Posiblemente la única secuendcia que sea desde el punto de vista de el asesino, sea la que ocurre en la casa del mismo. La casa casi, ofrece el punto de vista enfermizo de la secuencia.

Fincher opta por una peli tosca y deprimente. Algo muy arriesgado, porque no es agradable de ver, no da al público nada en lo que sentirse cómodo. Todo es suciedad y lluvia. Algo propio del cine de los setenta, y de una peli en particular Klute, de Alan J. Pakula. En la que Fincher se apoya como referencia para relatar la historia de manera tan enfermiza. La peli en si no muestra mucha violencia, solo la sugiere, y no voi a decir la pollada esa de "lo que nuestra mente puede imaginar es mucho más fuerte", pero el tono de la peli, hace que la sugerencia de la violencia sea mucho más fuerte que la violencia en sí, y sobretodo, la actitud de la gente ante la misma; muy bien representada por el dueño del puticlú donde muere la victima de la lujuria.

La foto y el montaje y, sobretodo, el montaje de sonido, son magistrales. La atmosfera desesperanzadora, absolutamente bestial, muy propio de Fincher, te corta el cuerpo. Y a ésto también se une una secuenci de títulos de crédito que vale millones, algo totalmente brutal, que parece sacado de una peli mondo. Realmente te dice el tono de la peli, y desde el principio estás con el estómago anudado. No te apetece comer cuando terminas de verla, estás asqueado de ser persona. Lo mismo que con El club de la lucha.

El final se cierra mejor que una cremallera, es absolutamente redondo. Los crímenes cobran sentido, y tu te sientes fatal porque, de algún modo, entiendes al asesino. Y no le culpas. Eres como él, incluso siendo atheo.

Una Obra Maestra orquestada por uno de los genios de los que podemos disfrutar los que somos de ésta generación y que siguen vivos.

lo mejor Lo mejor de "Seven"...

Todo.

lo peor Lo peor de "Seven"...

Nada.

Critica de "Seven" publicada el 2007-09-20
Ver más críticas de Tyler


Otras criticas de Seven

Ver todas las críticas de