Crítica de Mystic River

"

Gran película, altamente recomendable y que quedará en los anales del séptimo arte como un clásico."

 


Caty por Caty


cartel de Mystic River

Director: Cllint Eastwood
Estreno: 2003-10-27
Genero: Drama

Tres chavales, Jimmy, Sean y Dave están jugando en una típica calle de un barrio trabajador de Boston cuando son interrumpidos por un policía (o lo que parece un policía). El hombre, enseñando furtivamente una placa, riñe a los amigos por estar escribiendo sus nombres en el cemento mojado de la acera, diciéndoles que se tiene que llevar a uno de ellos preso. Después de preguntarles donde vivían, el hombre decide llevarse a Dave, ya que este es el que más lejos vive y así tendrá oportunidad de decirle a sus padres los actos de vandalismo que se dedica a hacer su hijo. Jimmy y Sean no pueden hacer nada y se limitan a observar como el coche se va alejando con un Dave dentro, que no para de mirar hacia atrás, hacia sus amigos... El hombre, que era en realidad un pedófilo, durante cuatro días se dedica a abusar de Dave de todas las formas imaginables posibles mientras lo mantiene encerrado en un zulo. Dave consigue huir, pero su vida quedará marcada para siempre, así como la de sus amigos.

Este es el arranque de Mystic River,película dirigida por Clint Eastwood basada en el libro homónimo de Dennis Lehane. Eastwood es como los vinos, que conforme envejece va creciendo su calidad. Es también un ejemplo de cómo una estrella, después de una carrera de éxito como actor, elige estar detrás de las cámaras para dirigir sus propias películas, realizándolas al estilo de sus mentores Don Siegel y Sergio Leone. Con Siegel, aprendió a hacer películas de manera rápida y económica, filmando lo necesario y manteniendo un set organizado. De Leone, Eastwood absorbió el lado más artístico y su tendencia a narrar historias épicas. Reune a un grandísimo reparto: Sean Penn, Kevin Bacon, Tim Robbins, Laurence Fishburne, Laura Linney, Marcia Gay Harden..., y no solo se quedó en dirigir a este excelente elenco de actores, sino que también se encargó de producir la película y –sorpresa- de realizar toda la banda sonora.

Veinte años después, los tres amigos se vuelven a juntar bajo circunstancias bastante tristes: La hija de Jimmy (Sean Penn), Katie, es brutalmente asesinada. El policía encargado del caso es Sean (Kevin Bacon), (junto con un Laurence Fishburne interpretando a su compañero). Para complicar aun más la historia, la última persona en ver con vida a Katie fue Dave (Tim Robbins), en un bar de copas con unas amigas horas antes de su desaparición, y llegó a casa a altas horas de la madrugada, con la ropa llena de sangre y muy asustado ante la mirada perpleja de su mujer (Marcia Gay Harden). Después de tanto tiempo, nos encontramos a un Jimmy ilusionado pues la menor de sus hijas va a hacer la comunión, pero su hija mayor Katie no acaba de aparecer en la ceremonia después de una noche de fiesta con sus amigas, Sean es mostrado como un competente policía que ha sido el único en poder huir de su antiguo barrio, abandonado hace seis meses por su mujer, que lo llama todos los días y se queda callada, oyendo como Sean le cuenta sus inquietudes y lo que ha hecho a lo largo del día; Dave aparece como un buen padre y marido, ya bastante recuperado pero aun muy marcado interiormente por el infierno que tuvo que sufrir durante los cuatro días de abusos continuos en su infancia.

Es increíble como un actor como Sean Penn, que comenzó como rebelde del cine norteamericano en filmes de escaso presupuesto y de poca calidad cinematográfica, se ha ido convirtiendo con los años en un intérprete sólido, firme y que es capaz de transmitirnos toda la intensidad de Jimmy, un padre cuya hija ha sido asesinada. Tim Robbins, como siempre, sublime, contar con el para hacer una película ya es garantía de al menos, una cierta calidad, y Kevin Bacon, eterno actor secundario, encuentra en esta película probablemente la mejor interpretación de toda su carrera.

Hacer especial mención al final, lleno de tensión y de metáforas,preguntándose qué hubiera pasado si en lugar de subir Dave hace veinte años a aquel siniestro coche, hubieran sido Jimmy o Sean.

Gran película, altamente recomendable y que quedará en los anales del séptimo arte como un clásico.


lo mejor Lo mejor de "Mystic River"...

Las interpretaciones. Sublimes.

lo peor Lo peor de "Mystic River"...

...

Critica de "Mystic River" publicada el 2007-09-27
Ver más críticas de Caty


Otras criticas de Mystic River

Ver todas las críticas de