Crítica de Terror en la niebla

"

Un enorme bodrio, lleno de tonterías"

 


Red Stovall por Red Stovall


cartel de Terror en la niebla

Director: Rupert Wainwright
Estreno: 2006-01-27
Genero: Terror

Otro remake americano que se estrena entre nosotros, que oh sorpresa! no es de una película oriental de terror. Esta vez han cogido un film del excelente director John Carpenter, ‘La Niebla’, realizado en 1980, y que a pesar de un par de ideas buenas, considero que es una de sus peores películas. Creo que era un film muy desaprovechado, asi que cuando me enteré de que estaba en marcha una nueva puesta al día de la película, pensé que tal vez explotarían mejor el excelente material que había entre manos, obra del mismo Carpenter, y de su eterna socia, recientemente fallecida, Debra Hill. Sin embargo, cuando se dio la noticia de que el director iba a ser Rupert Wainwright, perdí toda esperanza, y me eché a temblar, porque todavía me despierto sudoroso, por las noches, recordando aquel espantoso bodrio llamado ‘Stigmata’. ‘No puede hacerlo peor’, me repetía una y otra vez. Pues sí. Sí que puede, y después de ver la película, sólo puedo decir que convierte a la de Carpenter en una obra maestra.

En un pueblecito costero, muy mono, que está en una isla más mona todavía, un montón de personajes monos, deambulan por sus vidas monas, cuando de repente, una densa y mona niebla, empieza a cargarse a algunos, porque resulta que la isla oculta un terrorífico pasado. Y no, no es porque haya un mono.

Intentando renovar la versión anterior, han querido hacerlo en todos los aspectos posibles. Incluso rejuveneciendo a algunos de sus personajes principales. Para ello han echado mano de dos de los actores más famosos en el actual panorama televisivo. Por un lado, Tom Welling, intérprete de ‘Smallville’ (serie de la que no he visto ni un sólo episodio, ¿qué tal está?), y por otro, Maggie Grace, una de las protagonistas de la… espera, espera, que ahí va vuestra palabra favorita, s o b r e v a l o r a d a ‘Lost’, aunque eso sí, muy entretenida. Lo dos están… es que no están, porque sus personajes no son nada, no existen; arquetipos de arquetipos del tópico. La tercera en discordia es mi adorada Selma Blair, una actriz con un morbo especial, pero que aquí tampoco está, no existe, no es nada, ya que no hay nada… de nada… ¡¡Dios míoooo!! ¡¡la nieblaaaaaa… !!

…he escogido un mal día para dejar de oler pegamento. ¿A qué no sabeis de qué película es esa frase? ¿qué pasa? ¿no entendeis lo que estais leyendo? Es que la película no tiene sentido. Pues la crítica tampoco. Y prefiero hablar de otras cosas… ¿Qué tal está la quinta temporada de ‘24’? No conteis nada, que todavía no he empezado a verla, y yo soy un fan de Jack Bauer, bueno de las tres primeras, porque el churro de la cuarta, no valía ni pa mojar en chocolate… Estoy pensando en el meme sobre hábitos extraños que me han pasado, pero eso lo dejo para mi blog, donde me permito hacer un poco de trampa, y trasladarlos al mundo del cine…

Bueno, venga, voy a centrarme. Ya está, ya estoy centrado, pasámela, pasámela… En la silla de director, y pintando la mona, Rupert Wainwright, al que algún enemigo personal le recomendó que se dedicase al mundo del cine. La realización de este film no sólo es enormemente plana, si no que está lleno de torpezas, y eleva los tópicos a la enésima potencia, provocando en algún momento, concretamente dos, la carcajada. En el resto, se sufre, y no precisamente de terror. Wainwright cree que con rodar primeros planos, y luego alternarlos con un montaje efectista, más efectos de sonido absurdos, va a provocar algún tipo de suspense o tensión, o intranqulidad, o sabe Dios qué. ¿Qué?…

La película está llena de momentos ridículos, y adolece de la maldita manía de querer explicarlo todo, con lo que algunas cosas son simplemente vergonzosas, por increíbles. Si algo tenía de bueno el film de Carpenter, era que los aspectos más interesantes del relato eran sugeridos, y quedaban a la imaginación del espectador. Aquí no hay nada de eso, por lo que, intentando no dejar ningún cabo suelto, se suceden una serie de situaciones ilógicas, y el resultado es peor. Y si no, de lo mal explicado y mostrado que está, ¿cómo es posible que en el pasado (y no es ningún spoiler) esas cuatro personas pudieran hacer lo que hicieron? es que no es posible.

En fín, un enorme bodrio, lleno de tonterías. Me sorprende que esté producido por Carpenter; espero que no haya sido para poner dinero, y haya cobrado un sustancioso cheque. Por cierto, hay dos remakes más de películas de Carpenter, en marcha; y son los de las magníficas ‘Halloween’ y ‘La Cosa’ (ésta a su vez ya era un remake de una obra maestra titulada ‘El Enigma de Otro Mundo’ de Christian I. Nyby). S O S, que no se los den a Wainwright. S O S, que no se los den a Wainwright. Uff.

lo mejor Lo mejor de "Terror en la niebla"...

Nada.

lo peor Lo peor de "Terror en la niebla"...

Me sorprende que esté producido por Carpenter.

Critica de "Terror en la niebla" publicada el 2006-01-29
Ver más críticas de Red Stovall