Crítica de Esplendor en la hierba

"

Se ha escrito de Splendor in the Grass que es “puro romanticismo“, pero su desarrollo y conclusión implican una tragedia honda y desesperada sobre cómo los sueños y la pureza del alma joven pueden ser destruidos por la incomprensión y la inconscienci"

 


José A. Peig por José A.


cartel de Esplendor en la hierba

Director: Elia Kazan
Estreno: 1961-10-06
Genero: Drama

Bud Steamper y su novia Deanie gozan del amor, comienza la película y establece la génesis de toda una experiencia vital. Los años de la adolescencia son los que marcan a fuego el destino y la vida, y sobre ese tema central Elia Kazan articula una epopeya dramática que toca temas diversos mediante distintos personajes y las relaciones establecidas entre ellos, definiendo un contexto social que es una clave ineludible para comprender el argumento. En las últimas imágenes vemos el reencuentro y último adiós entre Bud y Deanie. Sus destinos divergen, pero converge el relato al utilizar la carga simbólica de los personajes que abren la narración para hablarnos, en las imágenes que cierran la narración, del imprevisible fluir del tiempo y de los sentimientos

Bud y Denie son el eje central en torno al cual giran los movimientos dramáticos del elenco restante en una historia que integra y contrapone ideologías y actitudes, haciendo especial hincapié en el conflicto generacional, lo cual, en última instancia, se convierte en una crítica al puritanismo de las familias norteamericanas en los felices años veinte. Cabe destacar la importancia de la incomunicación entre padres e hijos, no por causa de ausencia de palabras y frases intercambiadas, sino por la incapacidad de los padres a la hora de interpretar el mundo adolescente y, sobre todo, de cambiar o traducir los códigos culturales heredados por la tradición con el fin de iluminar el conflicto y conocer el significado real que se esconde detrás de cada gesto.

Se ha escrito de Splendor in the Grass que es “puro romanticismo“, pero su desarrollo y conclusión implican una tragedia honda y desesperada sobre cómo los sueños y la pureza del alma joven pueden ser destruidos por la incomprensión y la inconsciencia de la sociedad en su conjunto. A pesar de que las imágenes finales expresan reconciliación y restauración del equilibrio emocional, así como el cumplimiento de la verdadera vocación, subyace la amargura de un destino falseado y de un sueño frustrado. Melancolía, amargura y nostalgia armonizan en su justa medida y evitan la saturación empalagosa, el colorido y la luz predominan en una fotografía concordante con los paisajes y los registros vitales representados en la narración.

Cuando miras hacia el pasado, reconoces la vida que pudo ser tuya, la felicidad y el deseo espontáneo como un esplendor en la hierba que desaparece con la vejez. Pero no hablamos de la vejez biológica, sino la que impone la sociedad cuando ya estas preso de los dogmas y los prejuicios sociales. Lo que queda es el recuerdo de lo que fuimos y pudimos llegar a ser, puesto que la luz del esplendor se ha desvanecido con el paso del tiempo, y cada nuevo paso implica un recodo de oscuridad.

Critica de "Esplendor en la hierba" publicada el 2007-10-06
Ver más críticas de José A. Peig


Otras criticas de Esplendor en la hierba

Ver todas las críticas de